Efectivos policiales junto al cuerpo de una de las tres personas muertas en el tiroteo de Cáseda
Efectivos policiales junto al cuerpo de una de las tres personas muertas en el tiroteo de Cáseda - EFE

«¿Y qué voy a hacer ahora?»

La familia de la joven de Cáseda no quería la reconciliación de la pareja

CásedaActualizado:

«¿Y qué voy a hacer ahora?», preguntó ayer con desesperación Amparo a una amiga. Después ya no se sabe dónde fue ni dónde ha pasado la noche. Posiblemente alejada del pueblo y de la tragedia. Amparo está casada con Julio. Su separación, o mejor dicho, su reconciliación, desencadenó la tragedia que vivió ayer por la tarde la pequeña localidad navarra de Cáseda, de apenas 1.000 habitantes.

El matrimonio, que tenía una hija en común, se separó hace algunas semanas. Las discusiones entre el matrimonio eran frecuentes, según aseguran los vecinos. Ella fue a vivir a casa de sus padres, situada en la comarca de Tierra Estella. Sin embargo, ayer decidieron darse una nueva oportunidad y ella regresó a la casa que compartía con su marido.

Pero la familia de ella no quería esa reconciliación y el padre de Amparo y dos de sus hermanos acudieron a la localidad de Cáseda en busca de su hija. No encontraron en casa ni a él ni a ella. Con quien sí se encontraron fue con la familia de Julio, que vivían en la misma calle que la pareja.

Y comenzó una discusión. La discusión llegó a las manos y pasó a la utilización de palos. Hasta que uno de los familiares de la joven fue al coche y cogió una escopeta de caza.

Regresó al lugar donde continuaba la discusión y descerrajó tres tiros certeros, uno a cada uno de los fallecidos, el padre y dos hermanos de Julio. El padre murió al instante con un disparo en el pecho. Los hermanos, de 29 y 17 años todavía vivieron unos minutos. Pero a pesar de los intentos por salvarles la vida de una vecina, que todavía hoy se encontraba conmocionada, finalmente fallecieron.