El viaje a ninguna parte del independentismo

Los dirigentes que se han sentado en el banquillo decidieron desafiar al Estado con el convencimiento de que sus actuaciones quedarían impunes

Pedro García Cuartango
MadridActualizado:

Eran las siete y dos minutos de la tarde del pasado miércoles cuando el juez Marchena declaraba visto para sentencia el juicio del Supremo contra los líderes independentistas. Y fue en ese momento, tras cuatro meses de largas sesiones, cuando muchos se preguntaron: ¿Y ahora qué?

Sería necesario disponer de una bola de cristal para predecir el futuro, pero apenas una hora después Joaquim Torra comparecía en Madrid ante los medios para amenazar con una dura respuesta de la calle si Oriol Junqueras y sus compañeros de banquillo son condenados a penas de cárcel. «El Estado español quiere juzgar y sentenciar el anhelo democrático de todo un pueblo», dijo.

Habrá que esperar hasta finales del mes de septiembre, según la

Pedro García CuartangoPedro García CuartangoArticulista de OpiniónPedro García Cuartango