Quim Torra junto al senador Jerry Hill - Twiiter / Vídeo: Sánchez aprueba en Consejo de Ministros sus primeros Presupuestos sin los apoyos necesarios

Torra provoca al gobierno desde EE.UU: «España es autoritaria y franquista»

El día en que Sánchez presenta unos presupuestos que benefician a la Generalitat, el presidente autonómico acusa a España de intolerante en una conferencia en Stanford

Actualizado:

El mismo día en que Pedro Sánchez presentó unos presupuestos en los que Cataluña es la autonomía más beneficiada en el aumento de inversión pública, el presidente de la Generalitat dio una conferencia en una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos para denunciar que España es un estado autoritario, represor y franquista.

«Estados Unidos puede mirar a Cataluña como un alumno aventajado de sus propios principios. El mundo occidental no puede permitir la supresión por la fuerza de un movimiento democrático como el nuestro. La tolerancia con los métodos autoritarios sólo sirve para reforzar a los estados autoritarios», dijo Torra en su conferencia en la universidad de Stanford, pronunciada en inglés.

El presidente autonómico catalán llegó a EE.UU. el domingo. Ese mismo día viajó a Idaho para reunirse con David Bieter, alcalde de la capital de ese Estado, Boise, que entre sus 220.000 habitantes tiene una nutrida presencia de descendientes del exilio vasco. El lunes viajó a Stanford, donde fue invitado a dar una conferencia en el instituto Martin Luther King, que preserva el legado del líder de los derechos civiles afroamericanos.

En un discurso ante 120 alumnos, profesores e invitados, Torra presentó a Cataluña como la víctima de la represión de un Estado español autoritario y antidemocrático: «El actual Estado preserva, de muchos modos, las relaciones de poder y las actitudes del régimen de Franco». Torra dijo que en España se restringe la libertad de expresión y de reunión y que se han anulado leyes sobre cambio climático, sanidad universal y estado del bienestar, sin aportar datos o pruebas que secundaran esas afirmaciones.

En su discurso, Torra ocultó detalles cruciales como que el Tribunal Constitucional declaró ilegal el referéndum del 1 de octubre o que la policía autonómica catalana, que debía actuar como policía judicial, desoyó las peticiones de los juzgados y del Gobierno central. «Muchos de nosotros, por primera vez en nuestras vidas, nos enfrentamos entonces a la violencia, pero resistimos y pacíficamente defendimos las urnas con nuestros propios cuerpos», dijo Torra.

Al acabar la intervención de Torra intervino el cónsul general de España en San Francisco, Diego Muñiz, quien le preguntó a Torra por qué ningún Estado ha reconocido la independencia de Cataluña. Torra se limitó a decir que «la libertad de una sola nación es parte de la libertad de todas las demás naciones del mundo».

A Torra le acompaña un nutrido séquito. Aparte de la nueva delegada de la ‹embajada› catalana en Washington, Victòria Alsina, viajan con él periodistas de los tres medios públicos: TV3, Catalunya Ràdio y la Agència Catalana de Notícies. En noviembre, la Generalitat reabrió la delegación en EE.UU., cuyo coste se estima en un millón de euros al año. Las corresponsalías de medios públicos catalanes en EE.UU. le cuestan al erario público medio millón al año.

Viaja además con Torra uno de sus asesores en materia internacional, Aleix Sarri, que también trabaja para el eurodiputado independentista Ramón Tremosa y mantiene contacto con Carles Puigdemont en Bruselas. Sarri, cuyo viaje también ha pagado el erario público, criticó en Twitter la intervención del cónsul español: «Un representante de la diplomacia española interviene en el acto de Stanford del presidente Quim Torra para defender que la Constitución es plenamente democrática. Excusatio non petita, accusattio manifesta».

Torra viaja este martes a Silicon Valley y el miércoles acudirá a Washington. En California se ha visto hasta ahora con políticos como el senador demócrata del Estado Jerry Hill y el afamado politólogo Francis Fukuyama. La embajada española en Washington asegura que está al tanto de su visita y los discursos que pronuncia.