Imagen de archivo, tomada en Madrid el 19 de julio de 2004, de los etarras Idoia López Riaño, alias «Tigresa», y Santiago Arrospide Sarasola, «Santi Potros»
Imagen de archivo, tomada en Madrid el 19 de julio de 2004, de los etarras Idoia López Riaño, alias «Tigresa», y Santiago Arrospide Sarasola, «Santi Potros» - EFE

«La Tigresa» de ETA saldrá tres días de prisión tras pedir perdón por sus crímenes

En la resolución dictada este miércoles se incluyen otras reflexiones de la terrorista como la que niega que no asuma su pasado

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La histórica terrorista de ETA, Idoia López Riaño, alias «La Tigresa», saldrá tres días de la cárcel con un permiso penitenciario otorgado por la Audiencia Nacional con el visto bueno de la Fiscalía. El juez de Vigilancia Penitenciaria ha valorado sus escritos en los que la ex integrante del 'Comando Madrid', uno de los más sanguinarios de la Historia de la banda, se confiesa y muestra su arrepentimiento.

«Las muertes de este comando me duelen en lo más profundo del alma y aun más por no haber podido hacer nada por evitarlas. Yo tan solo tenía 20 años y aun así me jugué la vida en ese intento. Me costó siete años de mi vida en Argelia y que se me condenara a una pena terrible», confesó López Riaño en un texto remitido al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que lo ha incluido en el auto en el que le concede el permiso.

En la resolución dictada este miércoles a la que ha tenido acceso Europa Press se incluyen otras reflexiones de la terrorista como la que niega que no asuma su pasado: «Es absolutamente falso que no asuma mi conducta, no sólo mientras formé parte de ETA, sino igualmente cuando me enfrenté a esa terrible realidad, negándome a seguir por ese camino». En junio del año pasado la Audiencia denegó un permiso a López Riaño por ese preciso motivo.

Denegación del anterior permiso

Según dice, esta postura contra ETA «no sólo» lo ha venido manifestando «a lo largo de todos estos 21 años de cárcel a todo aquel que ha querido oírlo, sino que dice haberlo manifestado en múltiples comunicaciones con familiares, allegados y abogados». Recuerda 'La Tigresa' que esa comunicaciones «desde siempre han estado intervenidas por el Ministerio del Interior». «Por ello les consta la veracidad de lo que digo», zanja.

Hace un año, el mismo juez central de Vigilancia Penitenciaria le denegó este mismo permiso de salida alegando que 'La Tigresa' —acogida desde hace años en la denominada 'Vía Nanclares'— tan sólo reconocía dos de los 23 asesinatos por los que cumple condena. Además, los justificaba diciendo que sus víctimas eran un traficante de drogas y el otro, un miembro de los GAL.

'La Tigresa' acusa a la cárcel de Zaballa (Álava) en la que se encuentra presa de haber manipulado sus palabras a la hora de hacer los informes que le fueron remitidos en su momento al Juzgado y por ello presentó una denuncia ante el Juzgado número 4 de Vitoria que está siendo instruida.

«Quiero añadir que llevo desde el año 86 enfrentándome a lo que ETA era en realidad, algo que hice rebelándome contra ello desde mis veinte años, que poco eran frente a miembros del 'comando Madrid' y que casi me cuesta acabar en un agujero», sostiene.

«Asumo completamente mi actividad delictiva, rechazo completamente la misma, pido perdón de corazón a todas la víctimas y familiares de esa actividad delictiva que asumo y de la que me arrepiento completamente», insiste López Riaño, cuyo verdadero alias en ETA era 'Margarita'. En otro escrito dijo sentir un «absoluto y profundo dolor por el daño causado, tanto directamente como el causado por ETA en general».

Condiciones

El juez de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, comparte estos argumentos en su auto en el que valora su arrepentimiento y para ello ha analizado todos los textos firmados por la histórica terrorista desde el año 2015.

El modo en el que disfrute este permiso de tres días 'La Tigresa' marcará la decisión del Juzgado sobre otra serie de peticiones de permiso que tiene pendiente de resolver López Riaño, debe acercarse los tres días a firmar en la comisaría de Policía o Cuartel de la Guardia Civil más cercano a su domicilio.

Además, entre las condiciones que impone el juez para la concesión de estos tres días de salida obliga a la interna a dar cuenta de dónde lo disfrutará para que Prisiones compruebe antes que «no tiene posibilidad de coincidir con las victimas de su actividad delictiva o familiares de estas».