Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en una imagen de archivo - REUTERS | Vídeo: Mayoral (Podemos) recuerda a Sánchez que hay «predisposición» para pactar (EP)

El PSOE asegura que las posiciones con Podemos están «muy alejadas» tras la reunión entre Sánchez e Iglesias

El presidente en funciones y el líder de Podemos se citaron ayer en secreto en el Palacio de la Moncloa para explorar posibles pactos

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reunieron ayer lunes en secreto en el Palacio de la Moncloa para negociar el «Gobierno de cooperación», todavía sin definir, que acordaron explorar en su encuentro de la semana pasada en el Congreso de los Diputados.

La reunión estaba prevista para esta semana, pero ambos dirigentes han querido citarse cuanto antes para seguir trabajando en la negociación, según ha avanzado eldiario.es. En Podemos se respira tranquilidad en torno a los encuentros, aunque hay quien advierte que los «bandazos» en las declaraciones del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, han generado incertidumbre interna en la formación.

Fuentes socialistas confirman la celebración de este encuentro pero, sin dar más detalles, aseguran que por el momento «las posiciones están muy alejadas». Sin una fecha concreta todavía para la investidura desde el PSOE trasladan que siguen «con la máxima disposición de entendimiento» con los de Pablo Iglesias, a los que se insiste en señalar como «socio preferente». El nudo gordiano de esta negociación está en la entrada o no de Podemos en el Consejo de Ministros. Para Pablo Iglesias ese es el significado de Gobierno de cooperación, mientras que desde el PSOE se insiste en que eso no es sinónimo de una coalición.

Según fuentes citadas por Efe, en la cita no se puso sobre la mesa un «plan concreto» sino que hubo «intercambios genéricos» sobre la idea de avanzar en un gobierno de cooperación. Fuentes de Podemos añaden a ABC que durante las próximas semanas los líderes de ambos partidos se seguirán reuniendo en hablando en encuentros que se llevarán «con discreción».

En Podemos se están aferrando al modelo de gobierno valenciano después del acuerdo al que PSPV, Compromís y Unides Podem llegaron ayer en la Comunidad Valenciana. El líder socialista, Ximo Puig, cedió una vicepresidencia segunda a Podemos a cambio del apoyo para ser investido presidente. Iglesias asegura que esta fórmula es un «ejemplo» a reeditar a nivel nacional. Por su parte, en el PSOE siguen insistiendo en un Gobierno liderado por Sánchez con la puerta abierta a independientes.

Ábalos sugirió la semana pasada que estaban dispuestos a que Podemos entrase en el Gobierno pero luego, tras la ronda de consultas con todos los partidos, tuvo que enmendar sus palabras. Asimismo, el secretario de Organización expresó ayer que Sánchez está dispuesto a enfrentarse a una investidura sin tener garantizados los apoyos, aun a riesgo de que pueda resultar fallida, para «no decepcionar» ni a los electores ni al Rey.

Los apoyos sin «amarrar»

Los votos de PSOE y Podemos no alcanzan la mayoría absoluta en la Cámara Baja, por ello los socialistas querían evitar la alianza con ERC y buscar socios más «fiables» que aseguren estabilidad de la legislatura. Sin embargo, en estos momentos las cuentas que manejan los socialistas no son una garantía de gobernabilidad. Al no cumplir con el acuerdo que Navarra Suma puso sobre la mesa a cambio de su abstención Sánchez depende de los 14 diputados de ERC, que han sugerido facilitar la investidura.

En este contexto, la portavoz de Podemos, Noelia Vera, consideró ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación que espera que el PSOE llegue a la sesión de investidura con los apoyos «bien amarrados» por responsabilidad. Iglesias ha insistido en reiteradas ocasiones en que ya le «trabajaron» la mayoría absoluta a Sánchez para la moción de censura a Mariano Rajoy el pasado verano y que no se la negociarán dos veces.

Sin embargo, desde el partido están dispuestos a «echar un cable» a los socialistas si lo necesitan. Por el momento, no ha trascendido ningún encuentro o llamada de Podemos con otras fuerzas políticas pero no descartan que ocurra.

Por su parte, la presidenta del PSOE y vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona, sí que ha asegurado este martes que Sánchez, está negociando sus apoyos porque, a su juicio, «no sería responsable» ir a la investidura sin haberlo hecho. La dirigente socialista espera que los apoyos que Sánchez y el PSOE están negociando para la investidura lleguen «lo antes posible», si bien ha recalcado que con o sin ellos habrá sesión de investidura «pronto».