Pedro Sánchez, en un mitin previo a las pasadas elecciones generales del 28-A - EP | Vídeo: ATLAS

Sánchez aspira a formar su nuevo Gobierno para mediados de junio

El presidente en funciones cita la semana que viene a Casado, Rivera e Iglesias para analizar la situación política en La Moncloa

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, empieza a dar sus primeros pasos para conformar su nuevo Ejecutivo. Un reto que aspira a completar a mediados del mes de junio.

Para poder hacerlo realidad, el líder socialista tendrá que cerrar previamente un acuerdo que asegure su investidura y como primera toma de contacto decidió ayer citar a los presidentes del Partido Popular, Pablo Casado, y Ciudadanos, Albert Rivera, así como al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con los que se reunirá la semana que viene en La Moncloa para analizar la situación política. El presidente de Vox, Santiago Abascal, no entra en esta ronda aunque en el Gobierno aseguran que hablará con todos los grupos.

En un claro mensaje a Ciudadanos, Sánchez ha reservado al líder popular más espacio que al resto reconociéndole el liderazgo de la oposición que no le concedía antes de las elecciones y que tras los comicios se arroga Albert Rivera. Casado se entrevistará así con el jefe del Ejecutivo el próximo lunes a las 13:00 horas y será el único que acuda a La Moncloa ese día. Será la segunda vez que ambos se reúnan en La Moncloa ya que el pasado mes de agosto Sánchez citó al líder popular tras ganar las primarias. No obstante, aunque cada uno ofertó distintos pactos no se abrieron líneas de colaboración y la hostilidad marcó su relación.

Estrategia de Casado

El presidente del Gobierno buscaba en aquel momento preservar la mayoría que le había llevado al poder con la moción de censura y Casado apostaba por liderar la oposición desde una línea dura. Hoy, sin embargo, a Sánchez le interesa dar aire a un Casado debilitado tras las elecciones frente a un Rivera que ha salido fortalecido. Y al líder popular le interesa trasladar la imagen de que, pese al hundimiento, sigue siendo el líder de la oposición.

En esta ocasión, fuentes del PP avanzan que Casado «invitará» a Sánchez a «tratar» con el PP una «estrategia» que permita «evitar que los independentistas sigan avanzando en su objetivo de ruptura» y le preguntará si planea gobernar con el secesionismo mediante «acuerdos fijos o puntuales». Además, pedirá explicaciones al jefe del Ejecutivo por el Programa de Estabilidad 2019-2022 enviado el lunes a Bruselas, «que implica subidas de impuestos de 26.000 millones» y le avanzará su plan de ejercer una «oposición firme y constante durante la legislatura».

El martes, en cambio, Sánchez dividirá su tiempo entre el presidente de Ciudadanos, citado a las 11:00 horas, y Pablo Iglesias, a las 17:00h. Será la primera vez que Rivera se reúna con el líder socialista desde que éste se convirtió en presidente del Gobierno ya que tras la moción de censura no abrió esta ronda de contactos.

Fuentes de Cs adelantaron que Rivera advertirá a Sánchez su plan de liderar la oposición con firmeza y sentido de Estado. El líder de Ciudadanos expondrá además sus principales líneas de ataque: la defensa de las familias de clase media frente a subidas de impuestos así como la lucha «por la igualdad y la libertad en todos los rincones de España».

Desde el partido naranja remarcan, además, que la cita forma parte de una ronda de contactos con líderes políticos, y vienen a excluir así cualquier posibilidad de acercamientos de posturas con los socialistas.

Una vez finalizado el encuentro con Rivera, Sánchez se reunirá con el secretario general de Podemos esa misma tarde. No es la primera vez que Pablo Iglesias acude al Palacio de la Moncloa desde que Sánchez es presidente. Ya se reunieron en octubre para rubricar el acuerdo presupuestario fallido y en febrero lo volvieron a hacer en vano para intentar desbloquear la negociación de las cuentas públicas.

Largo pulso con Iglesias

Iglesias llegará ahora a La Moncloa para exhortar a Sánchez a configurar un Gobierno de coalición. Unidas Podemos no ha conseguido un buen resultado en las urnas –han mermado su presencia parlamentaria a casi la mitad– pero buscará aprovechar su condición de ser muleta del PSOE para exigirle a Sánchez que el futuro Ejecutivo tenga altos cargos de Podemos. «Pablo Iglesias, Yolanda Díaz, Pablo Echenique o Rafa Mayoral» aportarían «solvencia» a un Gobierno de coalición, expresó el martes la número dos del partido, Irene Montero, en RNE.

Si algo tienen claro en la formación es que no cometerán de nuevo el error de apoyar al PSOE sin conseguir un sillón en el palacio gubernamental. Desde el Ejecutivo, sin embargo, consideran que con 42 diputados el partido de Iglesias no está en condiciones de reclamar ningún puesto.

Por ello, la negociación será un intenso pulso entre ambos candidatos que se dilatará hasta después de l as elecciones europeas, autonómicas y municipales del 26 de mayo, cuando el mapa de España esté finalmente renovado del todo.

En Podemos por el momento no tienen prisa y esperarán a a que pasen los comicios para elevar la presión a Sánchez. «Vamos a esperar a conocer el contenido de esas reuniones con Cs y el PP, esperamos que el PSOE no esté negociando una investidura con la derecha», expresó ayer Iglesias, preguntado por cómo afrontará el encuentro con el presidente en funciones. «Después tendremos plena disponibilidad para negociar un programa de gobierno progresista», continuó.

Como Zapatero

El plan de Sánchez pasa por reeditar un acuerdo de gobierno con Podemos pero sin dar entrada a esta fuerza en el Ejecutivo. El partido de Iglesias sigue generando muchas suspicacias entre los socialistas y la intención de estos es tener capacidad para pactar con otros grupos. Esto es, repetir la estrategia de la geometría variable utilizada por el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero en su segunda legislatura.