Luisa Fernanda Rudi, en la Casa de ABC - ernesto agudo

Rudi aboga por «modernizar» el Estado de las Autonomías

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, afirma en ABC que no ve necesaria una revisión constitucional

ROBERTO PÉREZ
MADRID Actualizado:

La presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi (PP), afirmó hoy en la Casa de ABC que el Estado Autonómico ha de ser «debidamente modernizado» en el marco de un proceso de reajuste del sector público que permita «ordenar el mapa competencial de España», no sólo entre la Administración centras y las autonómicas, sino también con las corporaciones locales (ayuntamientos y diputaciones).

Rudi, que participó hoy en el Foro Autonómico de ABC, indicó que tras más de 30 años de conformación del Estado de las Autonomías, «construido poco a poco», ha llegado el momento de «pararse y pensar», a fin de corregir «disfunciones. En cualquier caso, subrayó su «firme compromiso» con el Estado Autonomico como forma «plenamente vigente» de organización territorial y política de España. Y aseguró que, a su juicio, los desajustes que han ido acumulándose no ha sido tanto «un problema estructural» como la consecuencia «de quienes han gestionado mal».

«cambio de actitud de la sociedad»

Respecto a la crisis económica, Rudi apeló a un «cambio de actitud de la sociedad española» para que «en vez de esperar el futuro, se salga a su encuentro, porque solo vendrá lo que seamos capaces de hacer». «El proyecto reformista del PP sale al encuentro de una España más justa y abierta», afirmó la presidenta de Aragón, quien destacó que, tanto en nuestro país como en el conjunto de Europa, solo será posible un crecimiento económico «basado en la austeridad razonable e inteligente».

Según Rudi, en Europa, y en particular tras el proceso electoral francés que ha conducido al ascenso del socialista François Hollande, se ha extendido un «falso dilema entre austeridad y crecimiento». Afirmó que «Europa debe dar cumplimiento a las políticas del euro», a los criterios de rigor económico y presupuestario, porque «el euro debe ser un ancla de estabilidad» para la economía europea.