Mariano Rajoy, esta semana, en un acto del PP - EFE

Rajoy: «Ni los terroristas ni sus cómplices se verán legitimados nunca»

Recuerda a los proetarras y quienes les apoyan que «no tendrán nunca la razón legal ni la razón moral»

PABLO PAZOS
DURANGOActualizado:

El presidente del Gobierno en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado este mediodía, entre aplausos, que «ni los terroristas ni sus cómplices se verán legitimados nunca» durante la clausura del foro sobre libertad y convivencia organizado por los populares vascos en la localidad vizcaína de Durango, después de recordar, en alusión a lo ocurrido en el Parlamento de Cataluña esta semana, que « algunas instituciones albergan a personas que, como Arnaldo Otegui han causado tanto sufrimiento y tanto daño», ante lo cual «solo podemos redoblar nuestro compromiso».

Rajoy ha tomado la palabra después de las intervenciones de Alfonso Alonso, presidente del PP vasco y ministro de Sanidad en funciones, y Antón Damborenea, número uno del partido en Vizcaya, que han estado precedidas de la entrega del premio Jesús Mari Pedrosa, que recuerda al concejal popular asesinado por ETA en Durango el 4 de junio de 2000. Un premio que han recogido, en representación de todos los concejales del PP, Adrián Castro, Fernando Visa y Begoña Pereira.

«Todos recordamos tanto a José Mari como a otros de sus compañeros, de nuestros compañeros que fueron asesinados por militar en unas filas que eran las filas de la libertad y de la convivencia, bajo las siglas del PP. Su pasión por la libertad, por el País Vasco y por España, no fue en ningún caso una pasión inútil. Es por personas como Jesús Mari que la democracia española ha podido avanzar a hombros de gigantes», ha afirmado Rajoy en su discurso.

El jefe del ejecutivo en funciones ha asegurado que «es una buena noticia para la democracia y una gran noticia para España que llevemos ya años, más de una legislatura completa, sin víctimas del terrorismo etarra. Es sin duda un triunfo de la ley, de la convivencia y de los valores de nuestra Epaña constitucional. Es un triunfo de la humanidad y la razón frente al sinsentido del terror». Sin embargo, ha recordado que «tenemos labor por delante todavía. Tenemos el deber de conseguir que ETA deponga definitivamente las armas y deje no ya de actuar, sino de existir. Y tenemos también el deber de recordar. De decir a las generaciones más jovenes que nuestra democracia, nuestra convivencia y nuestra libertad fueron ganadas al más alto de los precios».

Rajoy ha llamado a celebrar no solo la labor que han hecho hasta ahora los concejales populares homenajeados con el premio Pedrosa, sino también «reconocer lo que en tantas ciudades y pueblos del País Vasco seguís haciendo cuando dais la cara por una causa que merece extraordinariamente la pena, la causa de un País Vasco que avanza en libertad y convivencia, y una España en concordia y que no claudica ante los enemigos de la libertad».

Otegui y Arraiz

Sobre la visita de Otegui al Parlamento catalán, Rajoy ha lamentado que sus diputados -salvo las «honrosas excepciones» de los populares- y su presidenta «homenajearon a quien nunca respetó la democracia, la libertad y los derechos de los demás. Despreciaron a las víctimas, a sus sentimientos y los sentimientos de una gran mayoría de los españoles, y se rindieron a la CUP y los extremistas, en algo que supone otro nuevo mal precedente para el futuro de nuestro país».

En la misma línea, ha censurado a quienes ayer, en otro Parlamento, el vasco, «aplaudieron a quien ha tenido que dejar de ser diputado porque ha sido inhabilitado por la justicia por pertenecer a ETA». Se ha referido así al presidente de Sortu, Hasier Arraiz, quien fue ovacionado por los suyos y se despidió, entre otros, del lendakari Iñigo Urkullu y la líder del PSE, Idoia Mendia. «Podrán aplaudirle, podrán jalearlo, podrán reunirse y reírse de mucha gente, pero no tendrán nunca la razón legal ni la razón moral», ha advertido Rajoy, secundado por aplausos.

«Es mucho lo que hemos sufrido en esta lucha» frente al terrorismo, ha incidido el líder del PP, y «muchas las personas a las que hemos perdido, pero la razón y la democracia nunca se han retirado ni un milímetro en España. La ley, la libertad y la convivencia nunca se han achicado ante el terror, y es así como hemos logrado doblegar a ETA y quedar vacunados para siempre ante la intimidación de terroristas, extremistas y radicales que vuelven a aparecer en la política española. Estoy convencido de que, después de acabar con la mayor de las amenazas, no hay ninguna meta a la que no podamos optar, no hay ningún horizonte que no podamos alcanzar cuando los vascos, y el conjunto de los españoles, hemos logrado que prevalezcan la libertad, la democracia y la convivencia en esta tierra que todos compartimos».

En la recta final de su alocución Rajoy ha hecho mención a las elecciones generales del 26-J, en las que ha recordado que el PP va a «plantear cinco grandes objetivos a los españoles para los próximos cuatro años»: crecimiento económico y empleo; mantenimiento y mejora de los grandes pilares del Estado de Bienestar; la defensa de la unidad de la nación española, que «será lo que decidan todos y cada uno de españoles y no una parte de los españoles»; las reformas institucionales «que exijan las circunstancias»; y «lo más importante», «la defensa de los derechos de las personas y sus libertades» frente a los terroristas, tanto en España como en el extranjero.

Alonso: «El PNV elige la radicalidad»

Alonso también ha aludido a Otegui y Arraiz. Del segundo ha calificado de «vergüenza» que se le «jalee, ovacione y aplauda» y al mismo tiempo «se ignore a las víctimas», cuando ha tenido que dejar la cámara vasca por «haber sido miembro de ETA». En cuanto al secretario general de Sortu, ha asegurado que «hay una nueva izquierda radical en España que abre las puertas de los Parlamentos, que abre las puertas de las instituciones públicas a tipos como Otegui. Ha sido una semana muy dura, muy ofensiva. Me gusta que este acto sea un acto de contrapunto orgulloso de libertad, de defensa de aquello que es justo, que hemos vivido nosotros».

Alonso ha reclamdao una «memoria limpia» y ha insistido que, a diferencia de otros partidos, están «orgullosos» y pueden mirar al pasado, además de revindicar que «sobre esa memoria» se debe «construir un futuro con garantías para el País Vasco». Además, ha enviado un recado al PNV, al que ha dicho que tiene que «elegir», y ha lamentado que, desde su reunión con Urkullu, no han «recibido más que hostilidad, ataques, insutos y descalificaciones». El PNV, ha afirmado, «no ha hecho otra cosa que abrazarse, besarse, acercarse a Batasuna. Que disculpar, que enaltecer a quienes son condenados, inhabilitados por pertenecer banda terrorista». «¿Por qué el PNV siempre elige el lado de la radicalidad?», se ha preguntado.