Mariano Rajoy, al llegar a Hamburgo - EFE

Rajoy mostrará en el G-20 una España pujante y fiable

Es la sexta vez que el presidente del Gobierno participa en esta cumbre, en la que se estrenó en 2012 con un país al borde de la quiebra y el rescate

Enviado especial a HamburgoActualizado:

Miles de personas han recibido a los líderes de las principales potencias mundiales con protestas en las calles de Hamburgo, bajo el lema «Bienvenidos al infierno». En medio de extraordinarias medidas de seguridad, y con cerca de 20.000 policías en calles, el G-20 ha concentrado a manifestantes antisistema de distintos países, incluido España, desde donde se desplazó algún integrante de la CUP para manifestarse contra el orden mundial. Y en este contexto llegó ayer Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno consensuó la semana pasada la posición de la Unión Europea en la cumbre de Berlín, y defenderá así el libre comercio y la lucha contra el cambio climática y expresará la voluntad de acercar posturas con Estados Unidos.

Esta es la sexta vez que Rajoy participa en la cumbre del G-20, un foro de potencias mundiales y países emergentes en el que España participa como invitado permanente. La primera vez que España participó en el G-20 fue en 2008, en Washington, cuando el objetivo principal era reformar las bases del sistema financiero mundial. El presidente del Gobierno en aquel entonces era José Luis Rodríguez Zapatero, y a esas alturas aún negaba que hubiera crisis en nuestro país. España acudió a ese G-20 como parte de la representación europea. La invitación se repitió en 2009 en Londres, y desde entonces el Gobierno trabajó para consolidar esa participación.

Rajoy se estrenó en el G-20 en Los Cabos (México) los días 18 y 19 de junio de 2012. En aquel momento, España estaba en el epicentro de la crisis mundial, al borde de la quiebra y con numerosas voces pidiendo el rescate. La prima de riesgo superó los 600 puntos.

Pero aquella foto de Los Cabos poco tiene que ver con la que mostrará Rajoy a todos sus socios este 2017 en Hamburgo. El lunes pasado, el Gobierno revisó al alza la previsión de crecimiento para este año, hasta el 3 por ciento, lo que consolida a España a la cabeza del crecimiento de la Unión Europea. Y esa es la principal carta que exhibirá ante los líderes mundiales para demostrar que las reformas estructurales han surtido efecto y la crisis ha quedado atrás.

Será la segunda vez que Rajoy coincida con Donald Trump. La primera fue en mayo en Bruselas, en la cumbre de la OTAN. Entonces ambos se intercambiaron un saludo y poco más. Esta vez, en Hamburgo, tampoco se espera mucho más, a no ser que intercambien algún comentario en los márgenes de la cumbre. Ambas administraciones siguen trabajando para tratar de cerrar un encuentro en Washington antes de fin de año.

El presidente del Gobierno tiene previstas dos reuniones bilaterales, una con el presidente de Indonesia, este viernes y otra con el presidente de México, mañana sábado.