El Gobierno usa una enmienda sobre violencia machista para evitar el veto del Senado en los Presupuestos 2019 - ÓSCAR DEL POZO/ VÍDEO: AT

El PSOE usa una treta legal para burlar al Senado e intentar aprobar el Presupuesto

Enmienda la ley de violencia de género con el fin de evitar el veto del Senado al techo de gasto

MadridActualizado:

El Gobierno se sirvió ayer de una vieja treta del parlamentarismo, una argucia legal, para superar su debilidad en la Cámara e imponer sus propósitos. Ante las dificultades para poder aprobar la reforma de la ley de Estabilidad Presupuestaria por vía urgente y en lectura única como reclama el Ejecutivo, el Grupo Socialista aprovechó los últimos minutos del trámite de enmiendas para incluir en una proposición de ley de medidas urgentes contra la violencia de género, presentada por el propio Grupo Socialista, una enmienda a esa redacción con el contenido que se contemplaba para la reforma de la ley de Estabilidad. El Gobierno quiere cambiar el artículo 15.6 de esa ley orgánica para que el Senado no tenga la potestad última de vetar los objetivos de déficit y deuda pública, que ya han sido rechazados una vez por el Congreso de los Diputados por la demanda de sus socios de ser más ambicioso.

Después de que la Mesa desechara ayer mismo esta tramitación exprés por entender que no se dan las circunstancias necesarias para ello, la Junta de Portavoces se mostró a favor de la misma gracias al apoyo que el PSOE recibió de sus socios: Podemos y los grupos nacionalistas. Pero la cuestión tenía que volver a debatirse el próximo martes en la Mesa, donde PP y Cs tienen mayoría.

Fuentes del Ejecutivo confirman la estrategia y destacan su «escrupulosa legalidad», y apuntan a que esta fórmula ya ha sido utilizada por otros gobiernos. No obstante, por decisiones de este tipo los socialistas acusaron al Gobierno del PP de no respetar las reglas democráticas ni separación de poderes y utilizar el Congreso como su cortijo particular. El Ejecutivo socialista ha optado por realizar esta maniobra tras comprobar que la votación de la Junta de Portavoces a favor de la tramitación exprés de la reforma de la Ley de Estabilidad no alteraría el voto en contra de la Mesa del Congreso la semana que viene ya que el Reglamento del Congreso es muy claro al respecto. Los artículos 91, 93 y 150 otorgan a este órgano la decisión sobre qué proyectos o proposiciones de ley deben tramitarse con urgencia y en lectura única. Pero fuentes socialistas insisten en que en lo respectivo a la lectura única se debe dar traslado al Pleno.

Desarrollo elaborado

Aunque ayer precisamente se tomó en consideración la proposición de ley de reforma de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, los socialistas han preferido no correr riesgos ante las dificultades que puede tener por el control de PP y Ciudadanos en la Mesa.

Terminado ayer el plazo de enmiendas al texto de la violencia machista, comenzará la redacción del informe de ponencia que poco podrá retrasarse ya que la Comisión de Justicia está presidida por el PSOE. «Las cosas irían ágiles», aseguran fuentes socialistas que insisten en justificar «ante este bloqueo una herramienta legal y constitucional».

El resultado se elevará después al Pleno del Congreso antes de su remisión al Senado. «Allí no podrían demorarlo más de veinte días», calculan fuentes socialistas. Los socialistas eluden así la mayoría que PP y Ciudadanos ostentan en la Mesa del Congreso. Un órgano donde la unión de ambos podría retrasar indefinidamente la tramitación de la ley en el trámite de enmiendas. A cambio, los socialistas convierten toda una ley en una simple enmienda, con lo que arrebatan al resto de grupos la posibilidad de proponer enmiendas a todo proyecto de ley. Desde el PSOE se insiste en que la jugada de ayer es un «plan b», pero que su preferencia es que la Mesa ceda y acceda a tratar la reforma de la ley de estabilidad en el pleno por lectura única. «Si lo hacen, esta enmienda quedaría de facto sin contenido. Y es lo que preferimos», manifiestan desde el grupo parlamentario socialista.

Y es que sin una tramitación urgente y en lectura única, será muy difícil que el Ejecutivo socialista cumpla su compromiso y tendría que prorrogar temporalmente las cuentas de Rajoy.

La enmienda con la que los socialistas reforman la ley de Estabilidad Presupuestaria es concretamente esta: «Proposición de ley orgánica 6/1985 del Poder Judicial sobre medidas urgentes en aplicación del Pacto de Estado en materia de violencia de género». No es un detalle menor, porque los socialistas han tenido que recurrir a una norma con rango de ley orgánica, pues, aseveran fuentes socialistas, es la única forma de modificar otra ley orgánica, como lo es la Ley de Estabilidad Presupuestaria. La enmienda busca evitar que un rechazo en el Senado a los objetivos de déficit y deuda pública sean definitivos, sino que puedan volver a votarse en el pleno del Congreso, donde Sánchez y sus socios, que se habían mostrado partidarios de reformar esta ley, sí tienen mayoría. Aunque el PP rechace la ley de violencia de género en la que los socialistas han introducido la enmienda, se trata de un texto que luego tiene que volver votarse en el Congreso, con lo que la enmienda tiene garantizada su aprobación. Además de que pone al PP en la tesitura de votar contra una reforma incluida en el Pacto de Estado contra la violencia de género.

Con esta jugada el presidente del Gobierno tendría algo más de margen par negociar con Podemos un proyecto de Presupuestos que quiere llevar al Congreso a finales de noviembre o principios de diciembre.