Pablo Casado, en un acto del PP en Granada
Pablo Casado, en un acto del PP en Granada - EP

PP y Cs ven «indigna» la propuesta de John Hume como mediador

Pablo Casado está convencido de que Sánchez pactará otra vez con los separatistas

MadridActualizado:

No cabe duda: Pedro Sánchez estaba dispuesto a negociar como presidente del Gobierno una mediación internacional con el Ejecutivo autonómico de Quim Torra, como si España y Cataluña fuesen dos Estados diferentes. Al menos eso opinan tanto en el Partido Popular como en Ciudadanos, formaciones donde no ha sentado nada bien conocer que el PDECat le había propuesto como «relator» a un negociador del Ulster, un mediador del conflicto abierto en Irlanda del Norte con la organización terrorista IRA en los años 90.

«Hasta qué punto tiene que llegar la indignidad», se preguntó ayer el presidente del PP, Pablo Casado, en un acto de precampaña celebrado en Granada. El líder de los populares lamentó que no solo existió el documento de las veintiuna exigencias de Torra, sino que llegaron a barajarse nombres para esa mediación internacional exigida por el separatismo. Casado cree que esa negociación seguiría de no ser por la manifestación en Colón que el PP impulsó junto a Cs, y que secundaron partidos como Vox, UPyD, UPN, Foro Asturias y PAR.

El líder del PP alertó también de que si Sánchez gana las elecciones del próximo 28 de abril, no solo buscará alcanzar el Gobierno nuevamente de la mano de Podemos, de los independentistas y de los nacionalistas vascos, sino que «volverá a negociar con quienes quieren romper España». «Nuestro compromiso de aplicar la Constitución no es una amenaza; es una garantía», señaló.

Sánchez, abierto a negociar

Fuentes de Ciudadanos cargaron también contra la petición que trasladó el PDECat al Gobierno y garantizaron que se trata de «un ejemplo más» de cómo el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, está dispuesto a negociar el mediador internacional que exige el independentismo con tal de repetir en el Palacio de la Moncloa la próxima legislatura. Por ello, ven fundamental «pelear políticamente» en las urnas para que después del 28-A haya «un proyecto de España para los españoles».