El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando - EFE

El PP quiere acabar con el anonimato en Twitter

Hernando anuncia que su grupo hablará con el resto de partidos para intentar poner fin a los acosos impunes

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El mensaje aparecido en Twitter deseando que la secretaria primera del Congreso, la popular Alicia Sánchez-Camacho, se encontrara con el grupo de presuntos violadores «La Manada» ha sido la gota que ha colmado el vaso. Es el último episodio de un peligroso tipo de acoso que se perpetra en las redes sociales, gracias a la impunidad que en muchos casos brinda el anonimato de los perfiles.

El PP ha decidido que es hora de poner fin a este tipo de delitos o por lo menos intentarlo y por ello el portavoz del PP, Rafael Hernando, ha encargado este miércoles a Sánchez-Camacho que inicie un diálogo con el resto de los grupos políticos para impulsar el fin del anonimato en las redes sociales.

«Vamos a estudiar si hay margen legal y si somos capaces de llegar a un acuerdo que creo que sí, porque una cosa es la libertad de prensa y otra la libertad de difamación y delito», ha subrayado.

La intención de los populares es analizar con el resto de las formaciones «si el ordenamiento es suficiente y podemos acabar contra el anonimato». Los populares impulsarán también la misma inicitiva en el seno de la Unión Europea, conscientes de que el cambio de regulación se tiene que realizar a nivel internacional o no tendrá ningún efecto.

Un punto esencial de la estrategia, ha explicado Hernando, será «hablar» con las compañías para que «tomen nota». Recordó que «es responsabilidad de las empresas» evitar que a través de su tecnología se produzcan actos de acoso y consideró, de hecho, que no debe gustarles «lo que se está produciendo».

«Cuando existen conflictos se usa este anonimato para acosar a mujeres de manera absolutamente deleznable, cobarde. Lo que pido a todas es que lo denuncien», ha emplazado. Además, ha recordado que el anonimato de los perfiles obliga a la Guardia Civil a poner en marcha una unidad «para averiguar quién está detrás» del mensaje, lo que ralentiza la persecución del delincuente.

«Hay casos en todas las profesiones y estas actuaciones que no son lícitas tienen que ser perseguidas y perseguibles de forma rápida. El anonimato solo sirve para encubrir actitudes deleznables que fomentan el odio y el acoso», ha denunciado. «Detrás de ese pseudónimo tiene que haber una identidad clara. También acabaremos con los robots» ha afirmado, recordando que también se usan para acosar a través de las redes sociales.