María Chivite al inicio de las negociaciones para formar Gobierno
María Chivite al inicio de las negociaciones para formar Gobierno - EFE

Podemos y Bildu ponen trabas a la investidura de Chivite en Navarra

El PSN suspende negociaciones por las exigencias de los de Iglesias y Bildu aprieta

Pamplona (Navarra)Actualizado:

Lo que el 5 de julio con el preacuerdo de Gobierno parecía un camino de rosas para la investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra, se está convirtiendo en un camino de espinas. Las exigencias de cargos que hizo el miércoles Podemos Navarra, en la línea de Pablo Iglesias respecto a Pedro Sánchez o de Raquel Romero en La Rioja, obligaron ayer a los socialistas a suspender la primera reunión en la que PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda Unida se disponían a negociar el Ejecutivo.

Desde el primer momento, Geroa Bai, con 9 parlamentarios, mostró su opción de compartir gobierno con los socialistas, que cuentan con 11 y que se mostraron «dispuestos a estudiarlas». Pero la exigencia de Podemos, con solo 2 parlamentarios sobre un posible Gobierno apoyado en 23 escaños, de poner a su gente en «consejerías», en plural, detuvo en seco las negociaciones y la reunión prevista para ayer fue aplazada sin fecha de continuación.

«Es lógico hablar en plural porque Podemos quiere incidir en las políticas de este Gobierno», afirmó ayer el portavoz de la formación morada en Navarra, Mikel Buil. El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, intentó quitar hierro al asunto al asegurar que «en el seno del grupo hay un diálogo fluido y como se han hecho una serie de solicitudes, hemos considerado darnos más tiempo para estudiarlas». Sin embargo, esa fluidez de diálogo quedó en entredicho cuando la representante de Izquierda Ezkerra, Marisa de Simón, aseguró que «si tenemos algo que decir al respecto, no lo haremos vía prensa, sino en los órganos correspondientes», en relación a la nota de Podemos anunciando exigencias.

Además, Bildu dio ayer un toque de atención cuando sumó sus votos a los de Navarra Suma para evitar que el posible cuatripartito controle las comisiones parlamentarias. El cuatripartito pretendía que las comisiones estuvieran integradas por 16 parlamentarios de los que la mitad les pertenecían. Sin embargo, tanto Navarra Suma como Bildu votaron por restar un representante a Geroa Bai, lo que deja al cuatripartito en minoría.

No hay que olvidar que el cuatripartito cuenta solo con 23 de los 50 parlamentarios de la Cámara navarra. Por lo tanto, para que María Chivite sea investida necesita la abstención o el voto favorable de Bildu. Y la formación abertzale mostro ayer sus dientes. Si suma sus votos a los constitucionalistas de Navarra Suma, como sucedió ayer, el cuatripartito puede salir derrotado en la investidura o en cualquier votación de la legislatura.