El presidente del Comité Militar de la OTAN, Petr Pavel, durante su entrevista con ABC
El presidente del Comité Militar de la OTAN, Petr Pavel, durante su entrevista con ABC - Óscar del Pozo

Petr Pavel: «Si Rusia agrede al Este, estará agrediendo a España... y viceversa»

Como militar de un país del Este tiene muy asumida la amenaza que representa Rusia, aunque insiste en que «la OTAN tiene una visión de 360 grados»

MadridActualizado:

El general checo Petr Pavel, encargado de asesorar militarmente a la Alianza Atlántica, ha visitado recientemente nuestro país para entrevistarse con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Como militar de un país de Europa del Este tiene muy asumida la amenaza que representa Rusia, aunque insiste en que «la OTAN tiene una visión de 360 grados y atiende a todos los desafíos». También los provenientes del suroeste: «terrorismo extremista y migración incontrolada».

El 25 de mayo los 28 jefes de Estado o de Gobierno de la Alianza Atlántica celebrarán una minicumbre en Bruselas para dar la «bienvenida» al nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, quien en sus manifestaciones ha venido mostrándose muy escéptico con la actual OTAN. Allí acudirá el presidente Mariano Rajoy.

España desplegará en junio 300 militares, 6 carros de combate Leopardo y una quincena de vehículos Pizarro en Letonia. ¿Es necesaria la presencia española en un país tan lejano?

Primero hay que explicar que el incremento de la presencia de la OTAN es proporcionado y responde a la demanda de los países del Este de tener más protección, ya que Rusia ha establecido tres divisiones en aquellas fronteras. En la Alianza Atlántica estamos todos juntos y los políticos han asumido ese «28 por 28», que militarmente lo traducimos como uno para todos y todos para uno. La agresión que pueda sufrir un país del Este tendrá la misma validez para aquellos en el Sur, como España... y viceversa con otras amenazas. Estamos todos en el mismo grupo. Además, con los cuatro batallones multinacionales que se establecerán en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia mostramos un claro mensaje de unidad y solidaridad entre nosotros a Rusia.

Asistimos a un repunte de la actividad militar de Rusia en el Mediterráneo, incluido el estrecho de Gibraltar, ¿cómo valora esta estrategia?

La URSS tuvo una influencia en Oriente Próximo en el pasado y ahora Rusia está tratando de restablecer esos lazos e influencia. Donde Rusia ve una falta de acción coordinada de la comunidad internacional o de la OTAN trata de ocupar esa posición. En el Mediterráneo, Rusia no solo se centra en Siria, con una base aérea y naval ya establecidas en un contrato por décadas, sino también con Libia, Egipto y, potencialmente, con otros países.

¿Cómo podrá alcanzar España el 2% del PIB de inversión en defensa cuando actualmente se sitúa en el 0,9%, siendo el penúltimo en inversión?

En 2014 todos los países adoptaron este compromiso para llegar al 2% del PIB en inversión en defensa. Se debe alcanzar en 2024. A la OTAN no le corresponde decir cómo deben alcanzar esta cifra. Lo que sí pedimos es responsabilidad a todos los miembros para incrementar el presupuesto. Pero no queremos que las naciones incrementen su presupuesto porque sí, sino que vaya acompañado de una mayor capacidad frente a amenazas como la guerra híbrida, la ciberdefensa o el terrorismo. España tiene determinación para cumplir los compromisos e incrementar el gasto a los niveles deseados.

España participa en muchas misiones de la OTAN (en 2017 Letonia, Estonia, Turquía, agrupaciones marítimas,...). ¿Qué importancia tiene esta contribución y cómo ayudará a alcanzar el criterio del 2%?

Es una de las razones por las cuales otros criterios deben tenerse en cuenta. Por el criterio cuantitativo, España sería uno de los países más débiles de la Alianza, pero ese no es realmente el caso. Sin embargo, tampoco podemos negar el criterio cuantitativo.

La OTAN anunció en febrero la creación de un centro en Nápoles para afrontar la amenaza proveniente del Sur. ¿Qué aportará España?

Su misión será vigilar y coordinar la respuesta ante los desafíos del Sur como son el terrorismo yihadista o el flujo incontrolado de migración. España ha mostrado un papel activo para proyectar estabilidad y ya ha ofrecido 15 oficiales de enlace para desplegarse en el centro de Nápoles, lo que representa un sexto del total que se desplegará. España también ofrece una gran experiencia y conocimiento de los países del denominado Diálogo Mediterráneo. Sin duda asumirá uno de los liderazgos de este nuevo centro.