Don Felipe, con Pablo Iglesias, este martes en La Zarzuela
Don Felipe, con Pablo Iglesias, este martes en La Zarzuela - CASA DEL REY

Pablo Iglesias llega veinte minutos tarde, vestido con vaqueros y tuteando, a la cita con el Rey

Es absolutamente excepcional acudir con retraso a un encuentro con el Jefe del Estado

Actualizado:

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha llegado veinte minutos tarde a su cita con el Rey en el Palacio de La Zarzuela. Este político estaba citado a las 13 horas de este martes, pero llegó a las 13.20 horas, y era el cuarto que recibía Don Felipe esta mañana, después de Joan Baldoví (Compromis), Francesc Xavier Domènech (En Comú) y Albert Rivera (Ciudadanos).

Llegar tarde a una cita con el Rey, o con cualquier otro Jefe de Estado, es algo absolutamente excepcional y, salvo que se ofrezca una excusa convicente, se considera una falta de cortesía, que en el caso de Iglesias se suma al atuendo informal con el que suele acudir a La Zarzuela, muy diferente al que marcan las costumbres sociales.

En la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso, Iglesias ha justificado su retraso a que se han perdido de camino a La Zarzuela. «Nos hemos perdido. Hemos cogido una entrada diferente. No hay gato encerrado», ha dicho.

En esta ocasión, el líder populista ha acudido a su encuentro con el Rey vestido con unos pantalones vaqueros, con camisa azul y con un jersey gris, una vestimenta excesivamente informal para lo que es habitual en las Jefaturas de Estado, ya sean Monarquías o Repúblicas, del mundo occidental.

Durante el saludo al Rey ante las cámaras, no se ha escuchado ninguna excusa de Iglesias al Rey por el retraso. Don Felipe le ha recibido con un «¿Qué tal?» y el líder de Podemos ha respondido tuteándole con un «me alegro de verte».

Curiosamente, Pablo Iglesias sí se ha vestido de etiqueta, en concreto con esmoquin, y se ha puesto corbata, cuando ha considerado que las circunstancias lo requerían. Probablemente, la elección de su atuendo obedezca a su peculiar estrategia de comunicación para conseguir que se hable de él por encima de los demás políticos que forman parte de la ronda de consultas. Esa estrategia de buscar la foto le ha llevado a hacer regalos al Rey, a besarse en la boca en público con Xavier Domènech o a llevar a un bebé al Congreso de los Diputados.