La socialista Meritxell Batet, presidenta del Congreso de los Diputados - EP / Vídeo: PSOE acusa a Iglesias de querer "imponer" ministros a Sánchez

La oposición redobla la presión a Batet para que deje de proteger a Sánchez

Ciudadanos le exigió ayer que recuerde al presidente del Gobierno su obligación de someterse al control del Congreso, como el PSOE reclamó a Rajoy en 2016

MadridActualizado:

La ausencia de control parlamentario al Gobierno en funciones tras casi tres meses de las elecciones llevó ayer al PP, Ciudadanos y Podemos a poner de nuevo el grito en el cielo. Los días pasan sin que el Ejecutivo socialista comunique a la Cámara en qué fecha tiene previsto cumplir con la obligación de comparecer al haber participado en dos Consejos Europeos —el ordinario de los días 20 y 21 de junio, y el extraordinario de los días 30 de junio y 1 de julio—. La ley que regula la Comisión Mixta para la UE así lo establece y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se vio abocada a recordárselo al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hace varios días sin que la gestión haya dado sus frutos.

La política catalana admitió ayer no haber recibido ninguna noticia de La Moncloa cuando la portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, le preguntó si existía respuesta del Ejecutivo. A la vista de esta situación, el partido de Albert Rivera decidió ayer elevar la presión y presentar un escrito dirigido a la Mesa del Congreso en el que solicita a Batet que recuerde a Sánchez «formalmente y por escrito» la obligación de comparecer ante el Pleno para que pueda fijarse la convocatoria «a la mayor brevedad posible».

Ciudadanos es el partido que está realizando el marcaje más fuerte al Gobierno ante la evasión del control parlamentario, pero tanto el PP como Podemos coinciden con el partido naranja en denunciar que el PSOE está sometiendo a la Cámara a una parálisis que solo responde al interés partidista de Sánchez. Las peticiones de rendición de cuentas al Gobierno empiezan a acumularse en el Congreso sin que se hayan constituido aún los órganos que pueden debatirlas, las comisiones y la Diputación Permanente.

Además de la obligación de acudir al pleno tras los dos Consejos Europeos, la oposición ha pedido explicaciones en comisión a los ministros de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de Asuntos Exteriores, Josep Borrell. También a la directora de la Agencia Española de Protección de Datos. Al mismo tiempo, la Mesa ha calificado ya tres peticiones para que se convoque la Diputación Permanente y puedan discutirse las comparecencias de Sánchez y Borrell en el pleno.

Antes de presentar el escrito, Arrimadas afirmó en una rueda de prensa que, desde las elecciones, el Congreso está «paralizado, bloqueado y cerrado a cal y canto» por parte de Sánchez. El presidente del Gobierno en funciones actúa, en palabras de la dirigente liberal, con la connivencia de Batet, su «portavoz» en la Mesa. Para Arrimadas, la Diputación Permanente «se podría haber constituido el 1 de julio» y, de momento, no estará conformada hasta el día 23.

Arrimadas también criticó que sigan sin funcionar las comisiones y que no exista control al Gobierno por la inactividad de la Cámara, «una irresponsabilidad» de la que acusó al «sanchismo». Además, aseguró que sus anteriores peticiones de comparecencia fueron en vano: «Batet ni siquiera nos ha contestado», se lamentó ayer.

El PP habla de «parálisis»

El portavoz del PP en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, se sumó a las críticas por la «parálisis» de la Cámara Baja, pero celebró que la Junta de Portavoces hubiera obligado «a rectificar» al PSOE, «que tenía la intención de haber trasladado la conformación de la Diputación Permanente y las comisiones hasta septiembre». Para el popular, existe un «compromiso cierto» de que antes de que acabe julio esté «completa» la «composición de todos los órganos de la Cámara», algo «muy importante».

Bermúdez de Castro puntualizó que el Congreso «no solo está para intentar una investidura», sino que también tiene que «ejercer el control parlamentario al Gobierno en funciones de acuerdo con lo que dijo el Tribunal Constitucional». Precisamente, el TC se pronunció en 2018 sobre esta materia a petición del PSOE, que en 2016 demandaba al Ejecutivo en funciones de Rajoy se sometiera al control de la Cámara. «No podemos permitir que se siga bloqueando la actividad parlamentaria supeditándola a los intereses de Pedro Sánchez», insistió.

A ambos lados del hemiciclo

Pero los reproches a Batet y Sánchez les llegaron también por la izquierda. Yolanda Díaz, la portavoz de la confluencia Galicia en Común-Unidas Podemos, mostró su «enorme procupación» por «la parálisis en la que estamos inmersos en este país». Díaz recordó que España lleva «más de tres meses» sin «actividad legislativa» ni «actividad de control» y aseguró que «ni siquiera» pueden «instar» al Gobierno en funciones a que comparezca «para rendir cuentas de lo que está pasando en el país».