El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este martes en su comparecencia posterior al Consejo Europeo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este martes en su comparecencia posterior al Consejo Europeo - EFE

Podemos respalda que el control al Gobierno se retrase hasta después de la investidura

Ciudadanos y PP piden a Batet en la Mesa del Congreso que la Diputación Permanente se ponga ya en marcha

Actualizado:

PP, Ciudadanos y Podemos han pedido esta mañana a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que constituya de manera inmediata la Diputación Permanente y las comisiones parlamentarias para acabar con la parálisis del Congreso. Ante la presión de la oposición, la tercera autoridad del Estado se ha comprometido a no retrasar la constitución de la Diputación Permanente más allá del día 23 de julio y este gesto ha conformado a Podemos y al PP.

La formación morada suaviza así su posición después de que el secretario general del partido, Pablo Iglesias, publicara este miércoles una carta en La Vanguardia en la que ofrece al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, testar si el Congreso aprobaría la creación de un ejecutivo de coalición entre ambas formaciones. De no ser así, Iglesias renunciaría a la exigencia de contar con ministros en el gabinete de Sánchez.

Este mismo lunes, hace solo 48 horas, la portavoz de Podemos, Noelia Vera, cargaba contra la parálisis impuesta por los socialistas en el Congreso y reclamaba la constitución inmediata de los órganos parlamentarios para que los diputados puedan empezar a trabajar.

Hoy, la vicepresidenta primera de la Cámara y representante de Podemos, Gloria Elizo, ha intentado mantener el discurso verbal y ha considerado que la falta de actividad parlamentaria supone un «problema democrático claro». «Que estemos sin Diputación Permanente es inasumible», ha subrayado, conformándose al mismo tiempo con que la Diputación Permanente se constituya dentro de veinte días.

A la salida de la reunión, la vicepresidenta primera ha confiado también en que las comisiones puedan empezar a constituirse la próxima semana y respecto a la falta de acuerdo de los grupos aludida por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para retrasar su constitución, Elizo ha recordado que es ella quién «debe dar impulso».

El debate sobre el retraso de la Diputación Permanente ha sido introducido por la vicepresidenta tercera, la popular Ana Pastor, quien ha pedido su constitución inmediata, recordando que en la legislatura anterior -ya con multipartidismo-, la Diputación Permanente estaba en funcionamiento poco más de un mes después de las elecciones. Rechazaba así el argumento de Batet de que los tiempos de esta legislatura están siendo acordes con los de legislturas anteriores.

No obstante, Pastor, al igual que Elizo, se ha conformado al asumir Batet el compromiso de que la constitución de la Diputación Permanente no se retrasará más allá del día 23. No ha sido el caso del vicepresidente cuarto de la Cámara, Ignacio Prendes, y representante de Ciudadanos quien ha exigido entonces a Batet que empiece a dar los pasos necesarios para asegurar que la Diputación Permanente se pueda constituir el citado 23 de julio, denunciando que, hasta ahora, no ha realizado ningún movimiento en ese sentido. «No hay justificación alguna para que el Congreso permanezca paralizado por interés de Sánchez», ha denunciado.

El pasado 1 de julio el Congreso entró en periodo inhábil lo que significa que el pleno ya no ejerce de manera ordinaria la función de control al Gobierno. La vía que tiene la oposición para hacer comparecer al Gobierno es a través de la Diputación Permanente, que Batet no ha constituido, o con un acuerdo de mayoría absoluta que, en la práctica, resulta imposible para el bloque de la derecha. El Gobierno sí puede comparecer si lo desea, a petición propia.

La otra vía para ejercer el control al Gobierno son las comisiones parlamentarias que Batet tampoco ha constituido, a pesar de que se han superado ya los dos meses desde las elecciones generales yel último presidente del Congreso socialista, Patxi López, las tenía constituidas al mes y medio de los comicios. Alegó entonces que la Cámara baja debe ejercer todas sus funciones de control sobre el Ejecutivo en funciones. Una tesis que defendió también la propia Batet. El presidente en funciones en aquel momento era Mariano Rajoy.