Íñigo Méndez de Vigo, Jesús García Calero, Juan Fernández-Miranda, y Alfredo Pérez Rubalcaba
Íñigo Méndez de Vigo, Jesús García Calero, Juan Fernández-Miranda, y Alfredo Pérez Rubalcaba - MAYA BALANYA

«La Monarquía que se restauró fue la de Don Juan, no la del 18 de julio»

Rubalcaba y Méndez de Vigo presentaron el libro «Don Juan contra Franco»

MadridActualizado:

Las batallas las ganó Franco, pero al final la guerra la ganó Don Juan de Borbón, porque «la Monarquía que triunfó en España no fue la del 18 de julio, sino la que defendía el Conde de Barcelona, y tanto Don Juan Carlos el 23 de febrero de 1981, como Don Felipe el 3 de octubre de 2017, cumplieron el mandato de Don Juan de ser el Rey de todos los españoles».

Esta es la idea que transmitieron ayer los políticos Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) e Íñigo Méndez de Vigo (PP) durante la presentación del libro «Don Juan contra Franco» (Plaza & Janés) de los periodistas de ABC Juan Fernández-Miranda y Jesús García Calero. Una obra que desvela los archivos secretos de la conspiración más ambiciosa para derrocar a Franco, la que emprendió en 1948 el abuelo del Rey, Don Juan de Borbón, con un grupo de generales, aristócratas y políticos de izquierda y derecha con el fin de restaurar una Monarquía democrática en España que pusiera fin a la dictadura. Un proyecto que se considera antecedente de la Transición.

El libro es fruto de la minuciosa labor de investigación emprendida por los dos periodistas, quienes relataron cómo tuvieron acceso en exclusiva a los informes que Franco recibía de sus espías y que conservan las anotaciones con lápiz rojo y azul del dictador.

Setenta años después de aquella conspiración monárquica, algunos de los herederos de quienes la protagonizaron –biológicos o intelectuales– se reunieron ayer en el Museo de ABC para asistir a la presentación del libro y conocer de primera mano hechos y datos inéditos de aquella operación.

Entre los asistentes, el duque de Alba, autor del prólogo; el decano de la Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza España, duque de Fernández-Miranda; el diplomático Inocencio Arias y la presidenta-editora de ABC, Catalica Luca de Tena.

De 23-F al 3-O

En la presentación, Pérez Rubalcaba recordó la ausencia de sentimiento monárquico en 1975, «porque Franco hace todo lo posible para que no lo haya» y reconoció que «la Transición fue una etapa muy difícil». Relató cómo Don Juan Carlos «legitimó» la Monarquía el 23-F, de igual forma que lo hizo Don Felipe el 3-O, porque ambos hicieron lo mismo: defender la Constitución. Añadió que «ahora estamos celebrando los 40 años de la Constitución y el libro demuestra que se empezó a hablar de la reconciliacion incluso antes de acabar la Guerra Civil. Y esa palabra es la que une a la oposicion monárquica con la republicana en el exilio, en el pacto de San Juan de Luz».

«Morirá en la cama»

Rubalcaba reconoció que las conversaciones entre Gil Robles, dirigente de la derecha, y Pedro Sáinz Rodríguez, consejero de Don Juan, «son francamente interesantes para quien ha estado en política» y valoró la predicción de este último, quien afirmó que «Franquito se morirá en la cama», y acertó. También acertó en que la sucesión «se hizo como Franco quería», pero «salvado este aspecto, la realidad de la Transición fue la contraria» y, al final, se impuso la Monarquía parlamentaria de Don Juan.

Según Pérez Rubalcaba, en la lectura del libro «se ve a Franco en su salsa, con esa cosa pueblerina de enfrentar a unos con otros. Es él, con su único objetivo de perpetuarse hasta el final». «Describe a un Franco como yo lo imaginaba», añadió.

Con un relato lleno de anécdotas –«un espía de Franco escribe jentuza con jota», destacó–, Rubalcaba fue vertiendo reflexiones sobre el libro y sobre los personajes que participaron en aquella conspiración. Así, destacó la «ingenuidad de la oposición monárquica», que «se reúnen sin parar pero les pillan siempre». Recordó como «el duque de Alba es una pesadilla para Franco y la duquesa de Valencia es tan atrevida que al final destroza todas las conspiraciones». No obstante, Rubalcaba reprochó que Don Juan ocultara a sus colaboradores y a Indalecio Prieto, líder socialista de la época, que estaba jugando una «segunda baza»: la reunión que mantuvo con Franco en el Azor y que culminó con el traslado de Don Juan Carlos España.

En su intervención, Méndez de Vigo elogió la amenidad y el rigor del libro y la descripción de los personajes que aparecen en él, como la «alocada duquesa de Valencia», que llegó a colocar mini-letreros antifranquistas clavados con alfileres en las cucarachas que arrojaron sobre su celda durante uno de sus encarcelamientos.

El exministro afirmó que «aunque la restauración no se produjo cuando debía haberse producido, al final esa idea triunfó». Méndez de Vigo destacó la importancia de publicar este libro en estos momentos para que quienes no habían nacido entonces «conozcan lo que pasó». El exministró subrayó que los últimos cuarenta años «han sido los mejores» de la historia de España, e instó a «defender los valores de esa Transicion, que ya Don Juan vio».