Alfredo Pérez Rubalcaba, junto al cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, y Carlos Herrera
Alfredo Pérez Rubalcaba, junto al cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, y Carlos Herrera - DE SAN BERNARDO

Rubalcaba defiende la educación concertada pese a no ser «un tema tranquilo para la izquierda»

Cañizares recuerda que «el Estado y la Iglesia son subsidiarias de la familia en la educación de los hijos»

MadridActualizado:

El ex vicepresidente del Gobierno Alfredo Pérez Rubalcaba defendió este jueves la educación concertada porque ha sido «la mejor forma de articular el artículo 27 de la Constitución», que regula los derechos y deberes en materia educativa.

Dicho artículo «desarrolla el pacto escolar y establece lo que tiene que ser: la existencia de centros concertados y de centros públicos para poder ofrecer una educación para todos. Pese a que nunca ha sido un tema tranquilo para la izquierda, yo defiendo los conciertos», aseguró el socialista, en el marco del Congreso «La Iglesia en la sociedad democrática», organizado por la Fundación Pablo VI, con motivo del 40 aniversario de la Constitución.

Durante su diálogo con el cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, sobre el «Papel de la Iglesia en la cultura y la educación», Rubalcaba explicó que el modelo de concierto «garantizaba la gratuidad de la educación». Sin embargo con el paso del tiempo, añadió, «el modelo ha ido degenerando» y ha dejado de ser gratuito. Entre las causas de esta distorsión, el ex ministro de Educación admitió «la falta de recursos públicos».

Frente al anuncio del Gobierno de eliminar de la Lomce el criterio de «demanda social» para abrir nuevos centros, Rubalcaba explicó que el verdadero problema está «en la calidad de enseñanza de la pública». «Tenemos que hacer que la pública compita y apoyar a los centros que se encuentran en zonas socialmente desfavorecidas. La cuestión debe ser dónde se pone el dinero público», argumentó el ex ministro socialista, durante el encuentro que fue moderado por el director de la Mañana de la Cope, Carlos Herrera.

El cardenal Cañizares, por su parte, recordó que «la Iglesia y el Estado son subsidiarias de la familia en la educación». También explicó que la aportación de la iglesia a la educación «ha sido muy clara» con su defensa de la libertad de enseñanza y de una educación para todos. «Un colegio sin capacidad socializadora debe suprimirse aunque sea de la Iglesia», afirmó

Ambos ponentes estuvieron de acuerdo en la mayoría de los temas. Incluso Rubalcaba admitió la importancia de enseñar el hecho religioso en la escuela en una sociedad cada vez más global. «Si queremos vivir en armonía en una sociedad plural tenemos que conocer el hecho religioso y la Iglesia tiene un papel que jugar al respecto. Siempre he defendido un Estado laico pero eso no significa defender una sociedad laica», aseguró.

Religión: «Que no compute»

El arzobispo de Valencia y Pérez Rubalcaba también coincidieron en que la clase de Religión debe seguir en los centros educativos con carácter evaluable pero «no computable para todo». El cardenal Cañizares indicó que la asignatura debe contar con una evaluación «en cuanto es un aspecto de la pedagogía». «Pero que la nota pase al expediente del alumno es otra cosa», apuntó. Reclamó, en cambio, una «alternativa en condiciones». «Lo que no se puede hacer, como ocurrió en un momento, es que la alternativa sea el parchís», señaló.

Pérez Rubalcaba admitió que ese tema siempre ha sido un quebradero de cabeza porque hay que buscar «algo que les sirva a los alumnos» y no suponga un trato discriminatorio para los que cursan Religión. «En la práctica estaba casi resuelto, no había un gran conflicto hasta que llegó Wert con su ley mala», apuntó Rubalcaba. Cañizares volvió a estar de acuerdo. «Le echamos de menos como ministro de Educación», bromeó el cardenal.