Londres afirma que el conflicto pesquero es competencia del Gobierno de Gibraltar

«No hay prohibiciones en vigor contra una nacionalidad en particular», afirma el Ministerio de Exteriores del Reino Unido

Londres Actualizado:

El Gobierno británico ha considerado que el conflicto surgido entre los pescadores españoles y Gibraltar es un asunto que «compete a las autoridades» del Peñón, dijo a la agencia Efe una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido.

El Gobierno del Peñón ha esgrimido una ley gibraltareña de protección del medio ambiente de 1991 para expulsar a los pescadores españoles de su costa y vetar algunas artes tradicionales de pesca que éstos utilizan y permite la normativa europea.

Las negociaciones entre los pescadores españoles y las autoridades gibraltareñas quedaron bloqueadas esta semana y, en opinión de los pescadores, la causa fue que el Peñón decidió de forma unilateral romper el acuerdo suscrito en 1999 que les permitía faenar en esas aguas, como hacían tradicionalmente.

«No hay prohibiciones en vigor contra una nacionalidad en particular»

En unas declaraciones a Efe, la portavoz del Foreign Office subrayó que estos problemas competen al «Gobierno de Gibraltar, que tiene la responsabilidad del control medioambiental de las aguas territoriales británicas de Gibraltar, y a la Policía de Gibraltar, responsable de defender la ley».

«No hay prohibiciones en vigor contra una nacionalidad en particular. La legislación gibraltareña ha prohibido ciertos tipos de pesca desde 1991. El Gobierno de Gibraltar ha fijado su posición de que la policía debería ser capaz de hacer cumplir la ley para todo el mundo por igual», añadió el Ministerio británico. Los pesqueros artesanales españoles decidieron en los últimos días no faenar en aguas próximas al Peñón para evitar incidentes.

En marzo, el Gobierno español expresó su queja al Reino Unido por la decisión de las autoridades de Gibraltar de impedir a los barcos españoles que faenen en un perímetro de tres millas de las aguas que rodean el Peñón. A la disputa por el conflicto pesquero se suma el malestar del Gobierno español por el viaje que hará a Gibraltar entre el 11 y el 13 de junio el príncipe Eduardo, hijo menor de Isabel II, con motivo de las celebraciones por el Jubileo de Diamantes de la soberana.

Ayer se canceló el viaje de la reina Sofía de España a Londres para la celebración de los 60 años en el trono de Isabel II, porque el Gobierno español lo considera «poco adecuado» en las actuales circunstancias. La reina Sofía tenía previsto asistir al almuerzo que ofrecen este viernes Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, en el castillo de Windsor, a monarcas reinantes de todo el mundo.