El jefe del aparato político de ETA era el portavoz en los comunicados de la banda

El jefe del aparato político de ETA era el portavoz en los comunicados de la banda

AGENCIAS | MADRID
Actualizado:

El presunto jefe del "aparato político" de ETA Aitor Elizaran, detenido ayer en Francia, era también el portavoz de la banda que suele aparecer en vídeos y fotografías, momentos para los que guardaba uno de los atuendos negros -con el escudo de Udalbiltza- que los etarras visten en esas apariciones.

Así lo creen fuentes de la lucha antiterrorista, que han señalado que el hallazgo de esa prenda en el vehículo en el que Elizaran fue arrestado junto a Ohiana San Vicente refuerza la hipótesis de que, además de dirigir el aparato político de la banda, el detenido ejercía como portavoz de la misma en sus comunicaciones públicas.

Hasta el momento, las Fuerzas de Seguridad españolas y francesas han llevado a cabo tres registros, los dos primeros en los domicilios familiares de Elizaran en San Sebastián y de San Vicente en Salvatierra (Álava) -en los que se ha intervenido abundante documentación y un ordenador- y el tercero en un piso en el centro de la localidad bretona de Carnac utilizado por los detenidos.

En el momento de la detención, que se produjo en Carnac cuando los terroristas viajaban en un vehículo robado, y además del citado atuendo negro, se intervinieron placas de matrícula, un arma corta, un ordenador y soportes informáticos diversos, 1.500 euros en efectivo, documentaciones falsas y material de camping.

Un revólver robado en Vauvert

También llevaban un revólver de la marca Smith and Wesson del calibre 357 Magnum, procedente del robo cometido por ETA en la fábrica de armas de Vauvert en octubre de 2006, en pleno proceso de negociación, informaron fuentes de la lucha antiterrorista.

La otra arma incautada era una pistola automática de la marca Sig Sauer del calibre 9 milímetros.

Fue el pasado 24 de octubre de 2006 cuando un 'comando' de ETA, compuesto al menos por cinco personas, sustrajo por la noche un total de 300 revólveres, 50 pistolas, munición y piezas sueltas de estas armas cortas de una empresa de importación y venta de armas en la localidad de Vauvert, cerca de Nimes, en el sureste francés.

Para ejecutar el robo, los terroristas optaron por asaltar a la familia propietaria de la empresa, reteniendo a la hija y dos nietos de los propietarios y obligando a éstos a conducirles hasta la sede de la empresa.

Según fuentes de la lucha antiterrorista, de todas las armas robadas por ETA hace ahora dos años, la banda tendría todavía en su poder cerca de 280 y muchas de ellas podrían encontrarse escondidas en los distintos 'zulos' con los que aun cuentan los terroristas. El resto han sido incautadas por medio del hallazgo de 'zulos' de ETA y otras operaciones contra miembros de la banda terrorista.

En concreto, la operación desarrollada el pasado mes de agosto contra el aparato de logística de la banda y que se saldó con la desarticulación de 14 escondites en territorio galo, fueron incautadas en torno a una treintena de armas cortas.

Otro dato significativo es que los tres miembros del aparato de abastecimiento de ETA detenidos el pasado 19 de agosto, Alberto Machaín, Andoni Sarasola y Aitzol Echaburu, portaban una Smith and Wesson cada uno en el momento de su arresto.