El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ayer en el Congreso de los Diputados - EP

Iglesias negociará directamente con Junqueras los Presupuestos

ERC, PDECat y PNV enfrían el optimismo del Gobierno y de Unidos Podemos

MadridActualizado:

Los partidos independentistas catalanes piden «movimientos» al Gobierno para dar su apoyo a los Presupuestos, pero el que se mueve es Pablo Iglesias. El líder de Podemos anunció que tiene la intención de reunirse «lo antes posible» con el líder de ERC, Oriol Junqueras, en la cárcel para «hablar de política». El del líder de Podemos es el primer movimiento para tratar de acercar a ERC al acuerdo presupuestario que su grupo rubricó con el Gobierno la pasada semana, una tarea que, auguran fuentes independentistas, no será fácil.

La jornada comenzó ayer con cuatro jarros de agua –de ERC, PDECat, PNV y Compromís– para enfriar el optimismo con el que Unidos Podemos y el Ejecutivo están afrontando la negociación de los Presupuestos. El portavoz del PDECat en el Congreso, Carles Campuzano, advirtió a Pedro Sánchez de que si no hay un «cambio de escenario» respecto a los políticos catalanes presos «difícilmente» su partido podrá apoyar las cuentas. El propio Campuzano había apuntado apenas unos días antes a la necesidad de desvincular la cuestión de los presos secesionistas de las negociaciones presupuestarias, pero el diputado enmendó su postura, lo que complica el acuerdo.

Tampoco será fácil negociar con el PNV. Su portavoz en la Cámara Baja, Aitor Esteban, se mostró preocupado por el hecho de que algunas medidas acordadas por Sánchez e Iglesias pudieran invadir competencias de las comunidades autónomas y le afeó a Podemos que advirtiera al Ejecutivo de que no podía rebajar los acuerdos alcanzados, defendiendo el derecho de su partido a intervenir y a hacer aportaciones al acuerdo.

Tampoco los cuatro de Compromís

Ni siquiera Compromís quiso «regalar» sus votos al proyecto presupuestario del Gobierno. «No cuentan con los cuatro votos de Compromís. El primer punto es el respeto a todas las formaciones, y se ha de negociar con todos», aseguró su portavoz, Joan Baldoví, que también manifestó que su intención era la de «sumarse» al acuerdo.

Pero sin duda la campanada más sonora fue la de ERC, al que, al menos en Unidos Podemos, consideraban hasta hace unos días el partido más «propicio» a apoyar las cuentas. «No nos sentimos presionados. ¿Cómo actuaría Podemos si tuviera a Pablo Iglesias en la cárcel?», se preguntó su portavoz en el Congreso, Joan Tardá.

A los independentistas no les ha gustado que el grupo confederal se muestre tan seguro de que terminarán apoyando las cuentas por el carácter social de sus medidas e insisten en pedirle al Gobierno una declaración pública instando a la Fiscalía a que rectifique sus peticiones de condena para los presos del «procés». «Tenemos nuestra posición clara. No nos sentimos presionados. No nos conocen. A medida que pasen los días serán ellos quienes sientan la presión», advirtieron ayer fuentes del partido.