El líder del PSC, Miquel Iceta, en un acto electoral en Tarragona
El líder del PSC, Miquel Iceta, en un acto electoral en Tarragona - EVA ERCOLANESE

Iceta se disculpa ante Sánchez por el referéndum pero no rectifica

El líder del PSOE sale en su defensa y alerta de «separatistas y separadores»

BarcelonaActualizado:

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE en las generales, Pedro Sánchez, pretendía que la crisis catalana pasase de largo en la campaña del 28-A, hasta el punto de que el programa electoral orillaba este asunto, como si nada hubiese pasado en Cataluña en los últimos años. No obstante, la publicación la pasada semana de una entrevista del líder del PSC, Miquel Iceta, en la que aseguraba que «si una mayoría muy amplia de los ciudadanos quiere la independencia la democracia tendrá que encontrar o habilitar mecanismos para abordar eso» –según la traducción literal de lo dicho que sostiene el partido–, ha obligado a uno y otro a tener que explicarse, a la vez que PP y Cs han encontrado un nuevo filón para atacar a los socialistas, exigiendo la dimisión o cese del dirigente catalán.

Ayer en Tarragona, donde el PSC celebró su convención municipal, Sánchez e Iceta se referirieron a la polémica. Iceta no rectificó lo dicho, si acaso reconoció de manera implícita que, en plena campaña electoral, sus manifestaciones fueron como mínimo imprudentes, tanto como con las que en la previa de las autonómicas de 2017 abogó por los indultos a los políticos presos. Dirigiéndose a Pedro Sánchez, y asumiendo la vía de agua que sus palabras han provocado en la nave del PSOE, Iceta le pidió disculpas: «A veces se me hace difícil contenerme. Te pido disculpas. Cómo me voy a contener frente a una derecha que dice que España corre peligro con los socialistas».

Más secesionistas con el PP

Iceta medio se enmendaba, a la vez que cargaba contra la derecha por alentar precisamente al independentismo con el que PP y Cs le acusan de pastelear. «Cuando gobierna la derecha en España es cuando crece el voto a los independentistas» apuntó Iceta, recordando que episodios como el 9-N de 2014, el referéndum de 1-0 o la DUI de 2017 –todo el «procés» en definitiva– se han dado con el PP en el Gobierno. Situándose como vía intermedia entre el independentismo y la derecha, Iceta volvió a levantar la bandera de la equidistancia: «Queremos un diálogo dentro de la ley, pero que nadie se engañe: no habrá independencia, no habrá referéndum, no habrá autodeterminación, pero tampoco habrá la condena a este país a no tener instituciones de autogobierno, porque nosotros cortaremos el paso a la derecha».

Como si se tratase de seguir el relato esbozado por Iceta, el propio presidente del Gobierno remató el argumento, volviendo a equiparar en grado de responsabilidad a «separatistas y separadores». En este contexto, Sánchez contrapuso la imagen de «la derecha de las tres siglas» en la Plaza de Colón con «la España de las plazas» que se manifiesta por el feminismo, el ecologismo, el medio rural, la dignidad laboral, las pensiones o a favor de una lectura «plural» de la Constitución como una carta de derechos y no como «la carta punitiva a la que intenta reducirla la derecha».

Consciente del incendio generado por las declaraciones de su socio Iceta, salió a defender al primer secretario del PSC, a quien agradeció su compromiso con la Constitución cuando el independentismo abrazó la vía unilateral, informa Efe. Sánchez elogió también la actitud de muchos alcaldes socialistas por su resistencia frente a los impulsos recentralizadores de unos y las pulsiones independentistas de otros, apuntó el presidente.

En la misma intervención, y en concreto dirigiéndose al independentismo, el también secretario general del PSOE advirtió de que la secesión de Cataluña «no se va a producir», reclamando a los líderes del «procés» «que dejen de mentir, que sean valientes y les digan a los catalanes “os hemos engañado, queremos volver a la senda constitucional y estatutaria”».