Guerra de «pizzas» contra «quesitos» en el PP

Los dos candidatos de las primarias del PP cerraron su campaña con varios golpes de efecto

MadridActualizado:

En las últimas horas de la campaña, la batalla de la comunicación entre los dos candidatos del PP se recrudeció, siempre con el objetivo de aparentar, uno y otro, que son los claros vencedores. Ayer fue un día de golpes de efecto, que acabó en una auténtica batalla campal de las «pizzas» de Soraya Sáenz de Santamaría contra los «quesitos» de Pablo Casado.

Primero «golpeó» Pablo Casado con la comida con los exministros en un restaurante madrileño. Allí se juntaron José Manuel García-Margallo, María Dolores de Cospedal, Rafael Catalá, Juan Ignacio Zoido, Dolors Montserrat, Isabel García Tejerina y José Manuel Soria. Jorge Fernández Díaz no pudo ir, pero se unió al comunicado conjunto que firmaron para apoyar al candidato.

No muy lejos de allí, en Génova, 13, Sáenz de Santamaría se hacía una foto con su equipo, en un «almuerzo de trabajo», consistente en pizzas. A la mesa, junto a ella, los exministros Íñigo de la Serna, Alfonso Alonso, Álvaro Nadal y Fátima Báñez, además de Javier Arenas y José Luis Ayllón.

Santamaría respondió así con pizzas a la foto de la comida de Casado. Y la respuesta de este no se hizo esperar. Poco después, su equipo respondió con «quesitos». Teodoro García Egea, diputado y miembro del equipo de Casado, publicó un tuit con un gráfico para demostrar que tiene un apoyo del 71 por ciento, y ganará así el congreso del PP.

La candidatura de Santamaría respondió rápidamente: «Que no engañen con quesitos, tenemos un colchón de 400 votos más».