Granados comparece por vídeoconferencia ante la Asamblea de Madrid
Granados comparece por vídeoconferencia ante la Asamblea de Madrid - EFE

Granados no «tirará de la manta» en su declaración ante el juez pero aclarará hechos, según su abogado

El antiguo secretario general del PP madrileño, que pidió comparecer de forma voluntaria, está en prisión preventiva desde el 31 de octubre de 2014

MadridActualizado:

El supuesto cabecilla de la trama Púnica, Francisco Granados, declara este miércoles ante el juez que le investiga, Eloy Velasco, dispuesto a colaborar, aclarar hechos y acreditar todas sus explicaciones. El que fuera secretario general del Partido Popular de Madrid solicitó declarar de forma voluntaria después de que la Audiencia Nacional confirmara la prórroga su estancia en prisión de forma preventiva. Lleva en la cárcel desde el 31 de octubre de 2014.

Aun así, el abogado del investigado ha asegurado al llegar a la Audiencia Nacional que Granados no «tirará de la manta», en alusión a posibles incriminaciones contra antiguos altos cargos del PP madrileño. El letrado ha explicado que esa actitud «no figura en su manera de ser» y que «algo contará». El interrogatorio ha comenzado minutos antes de las once de la mañana después de que colocaran en la sala a los numerosos abogados de las defensas.

Con esta comparecencia voluntaria, Granados pretende «aclarar» los hechos que le sitúan como la pieza fundamental de la trama Púnica, una red de corrupción local y regional que colonizó numerosas administraciones, sobre todo del PP, en regiones como Madrid, Murcia o Castilla y León. El imputado tiene intención de aportar documentos y escrituras y podría incluso reconocer algunos hechos, según informaron a ABC fuentes cercanas a su defensa.

En esta cita, el exsecretario general del PP madrileño también busca rebatir el principal argumento que alegan el juez y la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional para mantenerle en prisión preventiva, una medida cautelar excepcional que persigue que no entorpezca la investigación. Los magistrados alegan que Granados tiene un «elevadísimo patrimonio» oculto al que podría recurrir para fugarse. Argumentan, por ejemplo, que los investigadores encontraron un millón de euros ocultos en una maleta escondida en un altillo en casa de sus suegros, como reveló ABC hace un año.

El exdirigente del PP argumentará que no tiene más fondos que los que ya conoce la Justicia y que no tiene intención de huir porque ello supondría, entre otras cosas, abandonar a su familia.

A pesar de la expectación, no es la primera vez que Granados declara. Después de ser arrestado y antes de ser encarcelado, el 31 de octubre de 2014, el antiguo número dos de Esperanza Aguirre declaró durante más de dos horas: Granados negó haber utilizado sus cargos políticos para influir en adjudicaciones irregulares y justificó todo el dinero que acumuló en cuentas en Suiza como ganancias privadas previas a su carrera política.

El político es el único imputado de la trama Púnica que continúa en prisión. Su socio y amigo David Marjaliza, un constructor que comenzó su carrera en Valdemoro, consiguió la libertad tras pasar del silencio absoluta a trece horas de declaraciones en las que confesó parte de las acusaciones y aportó pistas a los investigadores.

Granados está imputado por delitos de blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, contra la Hacienda Pública, tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos, prevaricación y fraude. Los abogados de las demás defensas asistirán a la declaración esperan poder plantear sus preguntas a Granados.