David Marjaliza, imputado en la trama Púnica
David Marjaliza, imputado en la trama Púnica - EFE

Marjaliza guarda silencio en la Asamblea de Madrid por el secreto de sumario de la Púnica

El número dos de la trama, que está colaborando con la justicia, asegura que «no ha merecido la pena todo esto»

MadridActualizado:

El número dos de la trama Púnica, el empresario David Marjaliza, ha guardado silencio en la comisión de investigación sobre corrupción política en la Asamblea de Madrid para no entorpecer la causa. El constructor, quien salió de prisión por colaborar con la justicia, ha explicado que «siente no poder declarar» pero que no puede revelar hechos que todavía están bajo secreto en la investigación penal.

Reclamado por los grupos regionales de Ciudadanos, PSOE y Podemos, Marjaliza ha asegurado que espera poder volver pronto, cuando tenga libertad para desgranar todos los temas de la Púnica. «Me voy a meter en un lío y me voy a acoger a mi derecho a no declarar», ha señalado minutos antes de la una de la tarde. Su citación se ha debido a la pieza de la investigación que indaga en los pagos de la red corrupta a la empresa pública «Arpegio Áreas de Promoción Empresarial», que hoy tiene el nombre de «Nuevo Arpegio».

A pesar de su silencio, los portavoces de los grupos regionales han enumerado sus preguntas, para dejar constancia de ellas. A una cuestión de César Zafra, de Ciudadanos, el constructor antiguo socio del ex secretario general del PP madrileño Francisco Granados ha reconocido que «todo esto no ha merecido la pena», en alusión a la extensa tela de araña de corrupción que tejió la trama Púnica en numerosas administraciones de Madrid, Castilla y León o Murcia.

«Hemos dicho por activa y por pasiva que se investigue y que se asuman responsabilidades políticas», ha explicado el representante del Partido Popular, a pesar de que ha asegurado que no le parece útil ni necesario que comparezca un investigado por la Audiencia Nacional. Ha aprovechado para expresar su «repulsa» a la corrupción.

Nuevas revelaciones del sumario de esta causa han destapado que Marjaliza regó con regalos a numerosos políticos y funcionarios de administraciones madrileñas (el Ayuntamiento de Valdemoro, el de Majadahonda, el de Arganda, la Comunidad de Madrid) con la intención de predisponerles en las adjudicaciones a favor de sus empresas.

Un informe de la Guardia Civil desveló que Marjaliza regaló, entre otras cosas, un televisor de 4.999 euros, una cesta de Navidad y un cuadro al antiguo secretario general del PSOE madrileño Tomás Gómez cuando fue alcalde de Parla. Otro empresario, el constructor Ramiro Cid Sicluna, le regaló con la misma intención unos gemelos y una pasmina en la Navidad del 2006.