Firtash (a la derecha) con el expresidente ucraniano Yanukovich en una imagen de 2012
Firtash (a la derecha) con el expresidente ucraniano Yanukovich en una imagen de 2012 - REUTERS

Cae gracias a España el oligarca ucraniano próximo a un excolaborador de Trump

El Tribunal Supremo de Viena arresta a Firtash por una orden de detención española

Actualizado:

Ni en sus peores pesadillas podía imaginar el poderoso oligarca ucraniano Dmitri Firtash que un procedimiento abierto en España iba a provocar su detención en Austria, y probablemente un largo calvario judicial. Ocurrió ayer en Viena, donde el Tribunal Supremo del Estado de Viena decidió ingresarlo en prisión en una vista en la que también autorizó su extradición a Estados Unidos. El titular del Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona lo acusa de pertenencia a organización criminal –la Solomonskaya, liderada por Semion Mogilevich, entre los diez criminales más buscados internacionalmente por el FBI– y de blanquear diez millones de euros en nuestro país a través de testaferros afincados en Cataluña y Málaga.

Como informó ABC el pasado mes de noviembre, Firtash, un millonario con un enorme poder en su país, mantuvo relaciones comerciales hace años con Paul Manafort, el primer jefe de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Esa vinculación, además de los contactos con multimillonarios próximos a la mafia rusa y al presidente Vladímir Putin, obligaron a dimitir al hombre de confianza de Trump en agosto. El ahora detenido está considerado por las autoridades judiciales españolas como la «cara legal de Mogilevich».

Dmitri Firtash ya fue detenido en marzo de 2014 en Austria como consecuencia de una investigación del FBI, que le acusaba de actividades de corrupción en la India. Las autoridades judiciales austriacas le dejaron en libertad bajo fianza de 125 millones de euros, la máxima que han impuesto jamás y que pagó al día siguiente. Eso sí, en abril de 2015 denegaron a Estados Unidos la extradición de este individuo al entender que las pruebas no eran suficientes.

Firtash vio cómo ayer cambiaba su suerte. Por una parte, el Tribunal Supremo de Viena autorizó su extradición a Estados Unidos, tras recibir información más precisa de las investigaciones que se llevan a cabo en ese país. Pero lo que áun es más preocupante para él, fue detenido por la petición hecha por España.

Casos independientes

Una portavoz de la Fiscalía de Viena precisó que la decisión sobre la extradición a Estados Unidos corresponde a un proceso «que no tiene nada que ver» con la orden de detención española. «En cuanto se recibió la información necesaria de las autoridades de ese país» se procedió al arresto, explicó la portavoz.

También el portavoz del citado tribunal vienés, Reinhard Hinger, confirmó que la decisión sobre la petición de Estados Unidos es independiente de las medidas tomadas a raíz de la petición española, informa Efe. El trámite para una eventual extradición a nuestro país sería, «en principio, más sencillo, por pertenecer a la Unión Europea», indicó Hinger, si bien reconoció que aún es prematuro saber a qué país será finalmente llevado.

En julio y noviembre pasado la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial y los Mossos d’Esquadra desmantelaron la trama de blanqueo utilizada por la organización liderada por Firtash. Entre los arrestados se encontraba Stepan Chernovetsky, hijo de un exalcalde de Kiev, empresario multimillonario y, como Firtash, con excelentes relaciones con determinadas áreas del poder político ucraniano.