La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ayer en la rueda de prensa del Consejo de Ministros
La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ayer en la rueda de prensa del Consejo de Ministros - EP

El Gobierno vive otra semana negra asediado por todos los frentes

Intenta burlar el caso Tesis, pero Cs solicitó ayer una investigación en el Congreso y VOX presentó una querella

MadridActualizado:

El embrujo que Pedro Sánchez consiguió con los nombramientos de su Gobierno se diluye día a día. El escándalo de la tesis y el libro del presidente del Ejecutivo ha colocado al Gobierno a la defensiva y con enemigos en todos los frentes. El Ejecutivo cerró ayer una nueva semana negra en la que ha abierto una guerra con PP y Cs por el control del Congreso de los Diputados y ha tenido que quemar el cartucho de una medida muy efectiva como la supresión de aforamientos para tratar de recuperar iniciativa política. Con la consecuencia de que depende absolutamente del PP para cometer dicha reforma y que con ella se ha granjeado el enfrentamiento con Pablo Iglesias. La realidad es que, en estos momentos, solo el temor de sus socios (esencialmente Podemos) respecto a que unas nuevas elecciones reduzcan su representación mantiene a Sánchez en La Moncloa.

Dos decisiones negativas

En una rueda de prensa no muy extensa tras el Consejo de Ministros la portavoz pudo escabullirse de las preguntas referidas a los plagios en la tesis y en el libro del presidente del Gobierno, ya que ni este medio de comunicación ni muchos otros, de uno y otro signo editorial, tuvieron turno de pregunta. Además, Celaá no contestó a una pregunta que se le realizó sobre si no consideraba que la polémica está desgastando al Gobierno. Solo en su balance de la semana, sin citar explícitamente el caso y repitiendo palabras del propio Sánchez, Celaá defendió que el Gobierno tiene toda la «determinación con el compromiso que tenemos por delante» y que «no van a conseguir paralizar la acción de Gobierno». Las dos decisiones judiciales del día de ayer trasladaron la sensación de que pocas cosas le salen bien al Gobierno. Preguntada por la decisión de la jueza Carmen Rodríguez-Medel de investigar el máster de la exministra de Sanidad, Carmen Montón, la portavoz tiró de manual: «Sobre la jueza, lo que siempre les digo, absoluto respeto a las decisiones judiciales; vivimos en un estado social y democrático de derecho, y de separación de poderes». Y cuestionada por la posición de la Fiscalía de solicitar el archivo del caso de Pablo Casado, Celaá utilizó la decisión como demostración de que el Gobierno «no da instrucciones» a la Fiscalía, recordando que es «un poder autónomo».

Y es que la consecuencia inmediata de que Pablo Casado pueda dar carpetazo al asunto de su máster es que el PP ejercerá con más comodidad su oposición al presidente por el caso de sus plagios, de los que ABC muestra hoy nuevos ejemplos. Un tarea de oposición en la que no está solo. Precisamente porque en Ciudadanos demandan ese protagonismo, la formación de Albert Rivera anunció ayer que solicitará la creación de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados para que Sánchez aclare las «dudas» sobre si él elaboró su tesis doctoral o si recibió trato de favor. Promoverá llegar a ese extremo si el presidente no comparece antes en el Congreso de los Diputados. La pasada semana PP y Cs ya lo solicitaron pero el resto de grupos se opusieron.

El próximo martes volverá a plantearlo en la reunión de la Junta de Portavoces. Si se vuelve a rechazar, registrará la solicitud de creación de una comisión de investigación y el caso podría llegar al pleno. Pero necesita al PP para solicitarla, ya que se precisa de dos grupos parlamentarios. Si lo logra y la votación llega al Pleno y solo cuenta con los votos de PP y Cs no saldrá adelante, pero mantendrá abierto el debate político. A Ciudadanos no le vale con que Sánchez vaya a dar explicaciones en el Senado. Casualmente la representación de la formación naranja en la Cámara Alta es residual. El número dos de Ciudadanos lo justificó en que fue el Congreso la «Cámara que le eligió para ser presidente».

Pero lo cierto es que existe una intención evidente por capitalizar el tema ya que consideran que en este asunto, pese a la posición de la Fiscalía de ayer, Pablo Casado no terminaría de estar «cómodo», y creen que por eso el PP ha hecho el «apaño» de llevar el caso al Senado, algo que consideran que da argumentos a Sánchez para no ir al Congreso. Y que el presidente prefiere esto porque «tiene miedo» a Rivera.

El caso del plagio del presidente está muy lejos de dejar de ser noticia por el momento, y ayer pasó ya al plano judicial después de que VOX anunciase que presentaba una querella ante el Tribunal Supremo contra Sánchez al existir a su juicio «claros indicios de falsedad documental en la tesis doctoral elaborada por Pedro Sánchez» con la intención de hacer pasar «por auténtico y original lo que en realidad es una tesis doctoral con contenido copiado».