La minsitra de Política Territorial, Meritxell Batet, en la comisión de Política Territorial del Congreso
La minsitra de Política Territorial, Meritxell Batet, en la comisión de Política Territorial del Congreso - EP

El Gobierno anticipa la próxima retirada de recursos a leyes catalanas

Batet defiende su «agenda de normalidad» con la Generalitat ignorando la llamada a la agitación de Torra

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Gobierno sigue haciendo caso omiso a las provocaciones del independentismo y defiende su «agenda de normalidad» con la Generalitat. Frente a la llamada a la agitación social de Quim Torra y a su intención de «abrir las cárceles» si los dirigentes separatistas son condenados por impulsar el procés, La Moncloa insiste en aplicar una política de distensión. El diálogo es su único horizonte y anuncia nuevas reuniones con la Generalitat.

La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, ha señalado que su secretario de Estado se reunirá mañana en Madrid con la consejera de Presidencia del Govern, Elsa Artadi, para explorar el desistimiento de recursos ante el TC que presentó el Gobierno de Rajoy sobre leyes catalanas por invasión competencial. Batet ha asegurado que la prioridad es revisar las leyes de contenido social. El viernes se producirá otro encuentro entre ambos equipos en el que se abordará también la transferencia de materias a la Generalitat que quedaron pendientes de 2011, sin excluir otras nuevas.

Una de las leyes recurridas por el Gobierno al TC es la norma catalana para garantizar el acceso a la universalidad del sistema público de salud. PDECat y ERC han condicionado su apoyo al real decreto que el Gobierno someterá a votación mañana en el Pleno del Congreso a que Batet retire el recurso. La ministra ha respondido que la mera entrada en vigor del decreto abre la puerta al desistimiento de ese recurso ante el TC.

El portavoz de ERC, Joan Tardà, también ha pedido al Gobierno que renuncie a recurrir ante el contencioso-administrativo la apertura de «embajadas» catalanas. La ministra ha recriminado a la Generalitat que no haya comunicado ese procedimiento de apertura pese a que Pere Aragonés así lo comprometió. El Ejecutivo aún no ha interpuesto el recurso y lamenta este nuevo conflicto por tratarse, según fuentes gubernamentales, de una cuestión «puramente formal», ya que las delegaciones catalanas no estarían incumpliendo la ley.

Batet pide «tiempo»

Batet ha acudido al Congreso para explicar el desarrollo de la comisión bilateral del 1 de agosto con la Generalitat, la primera que se celebraba en siete años. Mientras que la mayoría de los grupos ha rechazado como útil esa vía ante el grave conflicto político y social planteado en Cataluña, la ministra se ha mostrado optimista al asegurar que esos encuentros bilaterales «refuerzan» el sistema constitucional y la adhesión de los ciudadanos catalanes a nuestro modelo. «Habrá resultados. Hay más resultados en cien días de Gobierno socialista que en siete años de gobiernos del PP», ha proclamado Batet, quien sin embargo ha pedido «tiempo» y ha negado «soluciones milagrosas» al desafío planteado.

La ministra ha reconocido que el muro con los dirigentes separatistas sigue ahí. Sus demandas el pasado 1 de agosto se centraron en un referéndum de autodeterminación y la liberación de los políticos presos por impulsar el procés. La misma petición que han reiterado hoy los portavoces de ERC y PDECat. Batet ha asegurado que el Gobierno no intercederá ante el poder judicial, defendiendo la separación de poderes. Los procesados deberán responder ante la justicia, ha dicho ante las reiteradas apelaciones de Joan Tardà para que el Ejecutivo interceda ante la fiscal general del Estado y rechace las acusaciones de rebelión y sedición.

«Un Gobierno débil»

Los portavoces de PP y Ciudadanos han acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de depender de los votos del separatismo y le han recriminado que no intervenga en Cataluña. «Hemos visto cómo funciona un Gobierno débil. Los separatistas exigen que se retiren recursos de inconstitucionalidad y la ministra se compromete a abrir esa puerta», ha señalado José Manuel Villegas, secretario general de Cs. «Se empeña en dar un barniz de normalidad a un presidente autonómico insumiso a las leyes, la Constitución y las normas democráticas», ha lamentado.

La diputada del PP Alicia Sánchez Camacho ha asegurado que el Gobierno hace «dejación» de funciones en Cataluña y prefiere «ceder» ante los independentistas ayudándoles a que «ganen tiempo» para armar otro golpe al Estado. «Reunirse en cuatro bilaterales o hacer una propuesta de autogobierno no va a servir de nada», ha afirmado. El independentismo, ha avisado, dar por superada la «pantalla» del autogobierno y su único fin es la autodeterminación. «Usted debería estar preparando la respuesta al desafío que preparan y no contar bilaterales que no les satisfacen», ha remarcado Sánchez Camacho, que se ha enzarzado en una discusión con Patxi López, del PSOE.

El exlendakari ha recriminado la falta de «lealtad» del PP ahora que es un Gobierno socialista el que enfrenta la situación en Cataluña.