Los presidentes Feijóo y Herrera en León, en una foto de archivo
Los presidentes Feijóo y Herrera en León, en una foto de archivo - ABC

Feijóo y Herrera exigen más claridad y equidad frente al cupo

Los barones del PP levantan la voz ante la financiación del País Vasco

MadridActualizado:

Génova logró que el PP acudiera pacificado a la votación del cupo vasco en el Congreso, aunque una vez aprobado han aflorado entre sus barones voces críticas con la revisión pactada con el PNV que deja un mayor ahorro fiscal al País Vasco. Los presidentes autonómicos de Castilla y León y de Galicia, Juan Vicente Herrera y Alberto Núñez Feijóo, han expresado en público sus recelos. Aunque no cuestionan la raíz constitucional del concierto económico sí piden más claridad en el cálculo del País Vasco para abonar los servicios que le presta el Estado, el cupo. Pero, sobre todo, reclaman mayor equidad en el reparto de financiación que está pendiente de una reforma próxima.

«Con el cupo ha faltado claridad e información», recalcó ayer el presidente gallego, que demanda a Hacienda que aclare los términos de la negociación bilateral con el País Vasco en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera ahora que está por abordar la revisión del modelo de financiación autonómica. Feijóo no lidera ninguna rebelión contra la existencia del cupo, pero sí se mostrará beligerante frente a la tentación de llegar a un pacto fiscal ventajoso para Cataluña, extremo que Rajoy ha descartado. «Es un disparate mezclar la financiación con cuestiones identitarias», suele decir. También reclama un trato justo para las comunidades cumplidoras del déficit, como Galicia, y denuncia que se premie a las que no lo son condonando su deuda. El presidente Herrera, el más díscolo de los barones de Rajoy, abrió una grieta mayor al denunciar que los «privilegios económicos» de las instituciones forales vascas desfavorecen al resto de los españoles. Herrera demandó transparencia y «seriedad» al ministro, Montoro, para abordar la nueva financiación autonómica. «No se trata de abrir más debates o de agravar los ya existentes. España y su modelo territorial necesitan estabilidad. Se trata sólo de ser serios. Y algunos no lo están siendo», afirmó en un artículo en «El País».

Mensaje a Rivera

Rajoy acalló ayer las críticas de sus barones con un mensaje que iba dirigido a Rivera, pero que sirvió para Herrera y sus quejas escritas contra el pacto vasco. «Hacer demagogia es tan fácil como dañino», aseguró en un desayuno informativo en Madrid en el que bendijo a su dirigente vasco, Alfonso Alonso, en su defensa del concierto vasco y en su posición de pacto con el Gobierno de Urkullu. El PP vasco ha logrado una rebaja fiscal en el impuesto de sociedades del 28% al 24% en dos años. Si Montoro no reduce el tipo fiscal –al 25% en toda España-, el País Vasco competirá mejor por atraer empresas, lo que abrirá otro motivo de disputa.

La presidenta madrileña, Cifuentes, no ha querido entrar en la polémica. El presidente de Murcia, López Miras, discute el concierto porque fomenta la «injusticia» entre comunidades, aunque lo acata. El presidente de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, exige claridad en el cupo. Los populares temen que Cs haya abierto una brecha electoral ahí, pero defienden el respeto a la ley constitucional.