El líder de Vox, Santiago Abascal, durante un mitin en la campaña andaluza del 2 de diciembre
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante un mitin en la campaña andaluza del 2 de diciembre - Efe

Renuncia a liderar la candidatura de Vox en Albacete el «historiador» que cuestionó el genocidio nazi

El partido de Vox Cantabria estalla y dimiten tres vocales por las «imposiciones» del líder autonómico

MadridActualizado:

Una jornada aciaga para la formación liderada por Santiago Abascal. El candidato de Vox al Congreso por Albacete, el historiador Fernando Paz, ha renunciado a liderar la lista por la circunscripción después de las criticas recibidas por sus mensajes homófobos y negacionistas del Holocausto en las redes sociales. La formación ha tenido que apartarle, forzada, por el efecto negativo que estaban causando sus declaraciones.

«Los manipuladores no llegan a todas partes. Que mi intención solo es servir a España allá donde pueda ser más útil, y no voy a permitir que, en una hora tan decisiva, se malgasten en la defensa de mi persona», ha escrito Paz en su Twitter. El ahora excandidato ha abordado las críticas como «una cacería mediática inspirada por la izquierda». Además, Paz ha expresado que denunciará a todas las personas que le han acusado de lo que, a su juicio, son «barbaridades». En mensaje, añade que «tendrán que responder de ello ante los tribunales». Desde las redes sociales de Vox lamentaron que haya tenido que irse, pero también resaltaron «la altura de miras» que ha tenido Paz dando un paso atrás por el partido.

Los vituperios surgieron cuando se desveló que el historiador escribió un libro en el que cuestiona la legitimidad de los juicios de Nuremberg y donde asegura que el Holocausto es «un tema permanentemente bajo sospecha». Es decir, donde resta impotancia al genocidio nazi. También se añadieron a la lista de reproches del candidato las declaciones que vertió durante una tertulia en 2013 en Intereconomía. «Si mi hijo dijera que es gay, tratataria de ayudarle. Hay terapias para reconducir su psicología», llegó a expresar en aquel momento. Esta semana, durante una entrevista en antena3, volvió a ratificar sus palabras.

Crisis en Vox Cantabria

Por otro lado, el equipo de Vox Cantabria ha saltado por los aires a dos meses de las elecciones autonómicas del 26 de mayo. La mitad de la Ejecutiva cántabra ha dimitado denunciando las «imposiciones» del líder autonómico, Ricardo Garrudo. El partido de Santiago Abascal se enfrenta así a una de sus primeras crisis territoriales por el liderazgo interno y la elaboración de las candidaturas.

La sucursal estaba formada por seis personas hasta hoy, que han presentaron su dimisión tres vocales: el portavoz Igor Aguilera; el tesorero José Rábade Villar y el vicesecretario de comunicación, Miguel Ángel Vallejo. Las «prácticas dictatoriales» de Garrudo, así como las presiones a las que presuntamente sometía al equipo para buscar la unanimidad han sido los motivos esgrimidos por los salientes para dar portazo a su presidente autonómico.

La crisis ha estallado después de que Garrudo quisiera nombrar como candidato a la presidencia de Cantabria al abogado Cristóbal Palacio. Según ha podido saber ABC, Palacio es amigo del líder autonómico y hasta este miércoles estaba en el Consejo de Administración y era secretario del Real Racing Club. La formación aún no ha hecho pública su candidatura, pero su dimisión exprés del Consejo del Racing sugiere que aterrizará tarde o temprano en la política.

La mayoría del equipo de Vox Cantabria, sin embargo, no ha aceptado su propuesta como candidato en un primer momento porque consideran que «no presenta los valores» del partido y que pisaba a afiliados que han estado trabajando desde el principio en el partido regional. Finalmente, han explicado a ABC, las «imposiciones» del líder autonómico han hecho ceder a miembros de la Ejecutiva regional. «En una reunión que cerramos la mayoría del comité no estaba de acuerdo con la decisión», ha explicado a ABC el ahora exvocal Igor Aguilera, que asegura que dos miembros «cambiaron de opinión de la noche a la mañana». Y, según explica, no es la primera vez que el equipo recibe «presiones» de Garrudo.

A pesar de ello, el miércoles la dirección nacional de Vox anunció que Garrudo encabezará la lista por Cantabria al Congreso de los Diputados. Tras ello, Aguilera lamenta que la cúpula del partido no esté haciendo nada por solucionar la crisis en su territorio. «Yo lo transmití para arriba al secretario general, Javier Ortega Smith, pero tiene el asunto delegado en dos personas y éstas no hicieron ningún caso, y se quedan con el presidente y la persona que el presidente propone», explica el vocal saliente.

«Sé que me entierro en el partido, pero quiero que las ideas de Vox salgan adelante», expresa, quien no quiere que Vox «sea una burbuja como Podemos o Ciudadanos» con candidatos que no representan el proyecto de la formación.

Paralelamente, en Vox siguen anunciando poco a poco sus cabezas de lista al Congreso. El último nombre que han confirmado hoy es el del vicesecretario de Comunicación, Manuel Mariscal. El periodista de 27 años será número uno por Toledo a la Cámara Baja. Mariscal ha liderado la estrategia en redes sociales de la formación desde que se incorporó al partido en febrero de 2016 como responsable de prensa y community manager.