Los líderes de los principales partidos que se presentan a las elecciones
Los líderes de los principales partidos que se presentan a las elecciones - ABC

Así encaran los partidos unas hipotéticas elecciones

Después de tumbar el Congreso los Presupuestos de Pedro Sánchez, PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos entran en campaña con Vox como nuevo invitado al baile

Fecha elecciones generales el 28 de Abril

MadridActualizado:

El ambiente preelectoral inundó ayer los pasillos del Congreso al concluir la votación de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado. Oficialmente cayeron las cuentas de Pedro Sánchez en el primer trámite parlamentario que debían superar y la mayoría de partidos dieron la Legislatura por terminada. Las primeras reacciones de los principales líderes políticos abrieron la campaña de unos comicios que aún no tienen fecha, pero que salvo sorpresa mayúscula se celebrarán este 2019.

El Gobierno anunciará mañana su decisión, después de que esta semana se haya especulado con la celebración de elecciones a lo largo del mes de abril, aunque con la posibilidad de un «superdomingo» en mayo o incluso de alargar la Legislatura hasta el próximo otoño con los Presupuestos prorrogados. Por el momento, los principales partidos de ámbito nacional empiezan a desvelar su línea estratégica.

PSOE, a ganar por la división a su derecha

Cuando se viene de tan abajo solo se puede mejorar. Incluso manteniendo al margen los sondeos del CIS, incomparables con el resto de encuestas, el consenso demoscópico otorga a Pedro Sánchez una mejora de resultados.

La referencia para Sánchez deben ser las dos últimas elecciones generales: 22,01% y 5.545.315 votos el 20 de diciembre de 2015 y 89 escaños; 22,6% y 5.424.709 votos el 26 de junio de 2016 y 84 escaños. En ambas ocasiones se trató del peor resultado en la historia para los socialistas. Aunque Sánchez controla ahora el aparato del PSOE sin problemas, para su legitimación interna es muy importante poder ganar las elecciones y mejorar esos resultados. En el PSOE no se ven ahora mismo por debajo del 25%.

Ya antes incluso de llegar a La Moncloa los socialistas veían la rivalidad entre PP y Ciudadanos como una posibilidad de colocarse por primera vez en más de una década en cabeza en las encuestas. El optimismo ahora en Ferraz ante esa posibilidad cobra ya el nivel casi de certeza, tras la aparición de Vox. Pese a lo sucedido en Andalucía en el PSOE creen que van a ser capaces de movilizar a su electorado o al menos capitalizar al electorado progresista en detrimento de Podemos. Presentarse como «única opción progresista» y escorar a Ciudadanos a la derecha serán los ejes de campaña.

En el ámbito interno es una oportunidad para Sánchez de limpiar sus listas electorales y hacerse con un grupo parlamentario fiel.

PP, a por la suma del centro derecha

El Partido Popular se enfrenta a unos comicios clave, en los que podría obtener un resultado mucho peor que en las elecciones anteriores, celebradas el 26 de junio de 2016, pero que paradójicamente le permitiesen volver a gobernar gracias a una alianza con Ciudadanos y con Vox, partido que irrumpirá con toda probabilidad por primera vez en el Congreso cuando se abran las urnas. Este es sin duda el objetivo popular: cortar la sangría de votos y gobernar aglutinando el apoyo de un partido a su izquierda, Cs, y otro a su derecha, Vox.

El último sondeo de GAD3 para ABC sitúa a los populares en unos 97 escaños que se alejan mucho de los 137 obtenidos hace apenas tres años con un 33% de los sufragios. Ahora, el PP obtendría en unas elecciones generales 97 parlamentarios con un 23%, diez puntos menos que en la última cita electoral, pero con una recuperación con respecto a la anterior encuesta de GAD3, que le dejaba en los 89 diputados.

Desde el PP perciben que han conseguido cortar la pérdida de votos hacia Cs, formación a la que Pablo Casado ha invitado públicamente a ocupar el espacio de centroizquierda, y que cada vez es menor la fuga de voto a Vox.

Con los datos del citado sondeo en la mano, efectivamente se ve cómo el PP recuperó ocho escaños en enero con respecto a diciembre, mientras que Cs perdió nada menos que trece. Vox sumó cuatro más que el mes anterior y ascendió hasta los veintitrés.

Podemos, una campaña en el peor momento

Las encuestas apuntan que Unidos Podemos se desinfla. La confluencia logró en 2016 cinco millones de votos (21%) y 71 escaños. Pero el último sondeo de GAD3 para ABC refleja que si los comicios se celebrasen hoy, el partido solo obtendría un 11,6% en estimación de votos y 31 diputados.

Una caída en picado. Amén de que las pugnas por el liderazgo entre los diferentes sectores debilitan a la formación de cara a las próximas citas electorales. Y más después del portazo de Íñigo Errejón para concurrir bajo el sello de Más Madrid en esa Comunidad, donde Errejón se llevará los votos más críticos con Iglesias.

Podemos agita las urnas para que el Gobierno convoque elecciones cuanto antes porque una votación después de mayo les perjudicaría. Aunque eso también significa afrontar una precampaña con Iglesias de baja por paternidad.

Ciudadanos, a por el «sorpasso» al PP

A la espera de una primarias que confirmen a Albert Rivera como el candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno, siempre que se anticipen los comicios, la formación liberal encara las elecciones generales con optimismo ante la perspectiva de crecimiento y con el claro objetivo de sacar un voto más que el PP en las urnas.

Rivera recuperó ayer de forma consciente su discurso contra el bipartidismo e incluso apuntó que la Legislatura está acabada desde «el 24 de mayo», día en el que salió la sentencia contra el PP por la primera parte de la trama Gürtel.

Parece seguro, salvo naufragio electoral, que superará el 13% y los 32 escaños cosechados en 2016. Sin embargo, los de Rivera, que llegaron a liderar algunas encuestas antes de la moción de censura, ahora se estancan. GAD3, de momento, les deja en 61 escaños; exactamente a 36 de su objetivo.

Vox, posible llave de un gobierno contra Sánchez

En diciembre Vox revolvió el panorama político andaluz al aterrizar con 12 diputados en Andalucía. Santiago Abascal superó las expectativas internas y externas porque los sondeos no le daban más de 10 escaños.

Si el plan principal era testarse en las europeas –como Podemos en 2015–, el éxito del 2-D les ha robustecido para el inminente adelanto electoral. Ahora, Vox buscará reeditar en clave nacional el pacto andaluz con PP y Cs para hacer frente al bloque de la moción de censura que le dio el Gobierno a Pedro Sánchez.

De hecho, la última encuesta de GAD3 estimó que ahora mismo PP, Cs y Vox sumarían mayoría con 181 escaños. El crecimiento del partido liderado por Abascal ha sido exponencial, habida cuenta de que en las últimas elecciones generales solo obtuvo un 0,2% de los votos y hoy se postulan para ser llave de gobierno.