«Ellos me quieren a mí y yo les quiero a ellos»
Rubalcaba y la responsable de campaña, Elena Valenciano (izquierda), a su llegada al encuentro en Bilbao - EFE

«Ellos me quieren a mí y yo les quiero a ellos»

Rubalcaba agradece a Patxi López su apoyo a su candidatura para La Moncloa. Tras el 22-M el lendakari desató una tormenta interna en el PSOE que forzó la retirada de Chacón y encumbró al ministro de Interior

bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

“Ellos me quieren a mí y yo les quiero a ellos”. Con estas palabras, el vicepresidente primero del Gobierno y candidato del PSOE a las próximas elecciones generales ha querido agradecer esta mañana el apoyo cerrado a su persona de los socialistas vascos, que nunca han ocultado su preferencia por el ministro del Interior para liderar el “postzapaterismo”.

Rubalcaba ha agradecido especialmente los gestos de apoyo público del lendakari, Patxi López, quien tras el batacazo del 22-M abrió la caja de los truenos en el seno de su partido al pedir, sin previo aviso a Zapatero, un congreso extraordinario. Un misil en toda regla a la autoridad del presidente, que apostaba por la celebración de primarias, pero que acabó forzando la retirada de Carme Chacón y encumbró a Alfredo Pérez Rubalcaba.

El titular de Interior y aspirante a La Moncloa, quien ha mantenido este mediodía en Bilbao un encuentro de dos horas con unos trescientos militantes y cargos del PSE, ha asegurado que Bildu tendrá que cumplir la ley en relación a la retirada de las banderas y el retrato del Rey del Ayuntamiento de San Sebastián. Quien incumpla las normas “lo pagará muy caro”, ha subrayado el ministro en un encuentro breve con los periodistas, para acto seguido indicar que “la credibilidad de Bildu disminuye cada día que no pide la disolución de ETA”.

Sobre la propuesta de la coalición radical del repliegue del Ejército y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado del suelo vasco, Rubalcaba ha recordado que no tienen mayoría suficiente para “cambiar las leyes”, por lo que la respuesta es “no”. Fuera de foco, preguntado por el veto a los escoltas de la alcaldesa de Andoain, se ha mostrado convencido de que la situación “se arreglará”.

A puerta cerrada ha trasladado un mensaje tranquilizador a las bases del PSE que afrontan un futuro inmediato con Bildu gobernando en las principales instituciones de Guipúzcoa. Nadie podía llevarse a “engaño”, la fortaleza de Bildu era previsible, pero los socialistas están convencidos de que a la “izquierda abertzale” se la combate “desde la democracia y dentro de las instituciones”, ha sido el mensaje de Rubalcaba.

«Final del terror»

Como es habitual en cada una de sus últimas visitas al País Vasco, Pérez Rubalcaba se ha mostrado seguro de que el “final del terror” está “más cerca” y ha advertido de que “es importantísimo” que en estos momentos no se den pasos en falso en la lucha contra ETA. En este sentido, ha aseverado que su Gobierno apuesta por mantener la “firmeza” en política antiterrorista, desoyendo la petición de voces dentro del PSE, que apuestan por arriesgar más en política de pacificación. En este grupo se encuentra el mismísimo presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, quien no ha acudido por “encontrarse enfermo”, han declarado varios asistentes.

A la salida del encuentro, militantes y cargos electos del PSE coincidían en que Rubalcaba es “el candidato más completo” del PSOE para la pugna electoral con Mariano Rajoy. “Alfredo es un tío esperanzador. Sabe de todo, de economía, de ETA, de educación, de ayuntamientos… El PP va a evitar a toda costa un debate Rubalcaba-Rajoy porque conoce que Alfredo le comería vivo”, señalaba un viejo dirigente del socialismo vasco. “Fíjate si tiene tirón que llena el teatro en un domingo de tanto calor”, comentó otra voz.

Sobre las sonadas ausencias de gente como Eguiguren, la consejera Gema Zabaleta o el exalcalde donostiarra Odón Elorza –representantes del sector vasquista del PSE y más crítico con la línea oficial, un alto dirigente del PSE ha contestado: “Ha venido el que ha querido venir”.

Con la visita de hoy a Bilbao, el “candidato Alfredo” lleva recorridas las federaciones andaluza, catalana, madrileña y vasca en su largo periplo para ganar adeptos en la carrera hacia La Moncloa.