Imagen de archivo de Javier Ardines, el concejal asesinado - EFE | Vídeo: EP

El marido de una prima política del concejal de Llanes, detenido por encargar el asesinato a dos sicarios

La Guardia Civil lo detiene en Amorebieta junto a otros dos individuos tras una investigación que apunta a un móvil sentimental. Hay otro arrestado en Suiza, que fue encarcelado en ese país tras el crimen por tráfico de drogas

Actualizado:

Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil han detenido en el País Vasco a tres individuos y se ha pedido la extradición de un cuarto arrestado en Suiza como presuntos autores del asesinato del concejal de Llanes Javier Ardines González, de 52 años, perpetrado el pasado 16 de agosto en esa localidad asturiana. Según las investigaciones, el crimen fue perpetrado por encargo y el móvil de índole sentimental. Entre los capturados está el autor intelectual de esta muerte, Pedro Luis Nieva Abaigar, que fue quien contrató a los sicarios. Por ahora se desconoce si además estuvo en el momento del crimen.

El principal implicado en el crimen habría admitido ante los investigadores que contrató a los dos argelinos, pero en ningún caso para que mataran a Ardines, sino solo para «darle un susto», aunque esta versión puede ser solo un intento de rebajar sus responsabilidades ahora que lo ve todo perdido. En contra de esta hipótesis está el hecho de que los investigadores creen que planeó el ataque durante bastante tiempo.

Según las fuentes consultadas por ABC los investigadores se habían centrado desde hace ya meses en esta línea de investigación al descartarse quela muerte pudiera obedecer a asuntos polítcos o rencillas con vecinos. Los cuatro supuestos autores del asesinato dos españoles y otros tantos de nacionalidad argelina, son vecinos de la provincia de Vizcaya, y tres de ellos han sido detenidos hace pocas horas en sus respectivos domicilios, dos en Bilbao y uno en Amorebieta, mientras que el cuarto ha sido arrestado en Suiza, donde está encarcelado por tráfico de drogas.

Las investigaciones han sido muy complicadas, aunque desde las primeras semanas, una vez analizadas las circunstancias del crimen -la enorme brutalidad empleada- y conocidas las relaciones de la víctima, se centraron sobre la posibilidad de que el móvil fuera sentimental. Así, se averiguó que Ardines mantenía una relación desde hace tiempo con la mujer de uno de los ahora detenidos en Amorebieta, a la que conocía porque esa pareja tiene una casa de verano en la población asturiana. Además, también existían lazos familiares ya que la mujer de Ardines es prima hermana de la mujer del princiopal implicado en el crimen.

La hipótesis de los encargados del caso es que esa relación llegó a oídos del marido, que poco a poco comenzó a dar vueltas a la idea de matar al concejal. Este individuo tuvo mucho tiempo para planificar el asesinato, que finalmente encargó a unos sicarios de origen argelino a los que dio toda la información necesaria sobre el objetivo.

Siempre según las mismas fuentes el segundo español detenido es un amigo del principal implicado al que intentó convencer de que había que dar un escarmiento al concejal. Éste le habría puesto pegas para hacerlo personalmente, pero al parecer fue quien le convenció de que era mejor contratar a los dos sicarios. Tras el crimen, uno de ellos se marchó a Suiza donde fue detenido poco después por narcotráfico.

Varios de los detenidos están relacionados con el tráfico de estupefacientes a pequeña escala y algunas informaciones precisan que por eso conocían a los argelinos que actuaron como ejecutores del crimen.

El hecho de que se tratara de una venganza planeada con tiempo hizo que los autores del crimen cometieran pocos errores. Los tres detenidos en España van a ser trasladados en las próximas horas a Llanes, donde prestarán declaración primero ante la Guardia Civil y posteriormente ante la juez del caso. Es probable además que se haga una reconstrucción de los hechos.

Los investigadores de la UCO y del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil han llevado a cabo cuatro registros domiciliarios en las viviendas de los sospechosos en busca de nuevas pruebas que confirmen la autoría de estos individuos.

La mañana del crimen, Ardines fue víctima de una emboscada. En el camino de salida de su casa se topó con tres vallas de obra que le bloqueaban el paso. Cuando bajó a retirarlas fue sorprendido por alguien. Hay un vecino que afirmó haber oído gritos. El concejal recibió al menos un fuerte golpe en la cabeza, con un objeto contundente. Luego intentó huir y caminó unos 70 metros hasta que se desplomó. Entonces fue estrangulado. Su cadáver fue localizado por ese mismo vecino que escuchó los gritos a unos 70 metros de su furgoneta, con las puertas abiertas y el motor encendido.

Cuando fue asesinado, Ardines llevaba el área de Medio Rural, Playas y Personal en el Ayuntamiento de Llanes. Formaba parte del grupo municipal del IU, una de las formaciones que integran el cuatripartito que gobierna Llanes, junto con Foro, PP, IU y Vecinos de Llanes. Como se recordará, murió por los golpes recibidos en la cabeza cuando salía de su domicilio en la parroquia de Belmonte de Prías y su cadáver fue hallado a unos 300 metros de la vivienda.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Llanes y las diligencias continúan bajo secreto del sumario.