Pedro Sánchez preside el Comité Ejecutivo del PSOE
Pedro Sánchez preside el Comité Ejecutivo del PSOE - IGNACIO GIL

Cuando Sánchez reclamaba elecciones a Rajoy si no aprobaba los Presupuestos

El hoy presidente calificó las cuentas del PP de «antisociales». Ahora se plantea gobernar con los Presupuestos de Rajoy

MadridActualizado:

Pedro Sánchez está dispuesto a todo con tal de aferrarse a la presidencia del Gobierno, incluso a gobernar con los Presupuestos «ideológicos y antisociales» de Mariano Rajoy. Así calificó hace unos pocos meses el proyecto del expresidente del PP, cuando no imaginaba que su futuro político dependería de prorrogar las cuentas del presidente al que desalojó de La Moncloa.

El entonces líder de la oposición acusaba a Rajoy de ser «un conductor dormido al volante de un país» por no conseguir apoyos suficientes, e incluso exigió en marzo una cuestión de confianza al expresidente del Gobierno si fracasaba en la votación de las cuentas y se negaba a adelantar las elecciones.

«Vivimos en una democracia parlamentaria. Si no puede presentar su principal ley tiene como obligación constitucional y para con la ciudadanía», dijo Sánchez. «Si la pierde, el señor Rajoy no tendrá ninguna excusa para no anticipar las elecciones».

El PSOE llegó a registrar una enmienda a la totalidad de los Presupuestos un poco después, en abril, por considerarlos «profundamente antisociales» y porque, decía entonces, carecían de medidas para avanzar hacia la transformación del modelo productivo español. «Es un presupuesto ideológico, antisocial, que no aborda las urgencias de hoy», declaró.

Ahora en el Gobierno, con el anunciado no de los independentistas a las cuentas de Sánchez, el Ejecutivo empieza a asumir que aprobar unos nuevos Presupuestos es una misión imposible y que la única salida es prorrogar las cuentas de Mariano Rajoy. Tanto es así que Pablo Iglesias señaló ayer que la legislatura peligra - el adelanto electoral «está más cerca», dijo en RNE-, aunque maniobrarán para evitarlo.

«Hay que asumir la realidad», subrayó el líder de Podemos, que en todo caso mantendrá su apoyo al Ejecutivo socialista confiando en poder sacar adelante por decreto algunas de las reformas pactadas: como avanzaba este domingo ABC, esa es la estrategia del Gobierno. Intentar sacar adelante su agenda social utilizando reales decretos.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, lo explicó en una rueda de prensa en Ferraz: «Nuestro propósito es conseguir aquellas cuestiones que se integran en los Presupuestos. Con los PGE o sin los PGE vamos a intentar que el salario mínimo aumente, que las pensiones se revaloricen, que tengamos ayudas para parados de más de 52 años, que recuperemos las ayudas a la dependencia. Es decir, la agenda social que este Gobierno se ha puesto como compromiso, la intentaremos hacer con o sin los Presupuestos, porque hay fórmulas jurídicas y parlamentarias para llevarlas a cabo».

El Gobierno ya no contempla aprobar los Presupuestos como escenario principal, aunque también confía en dejar pasar unos días para «relativizar» la situación. Se confía en la situación de gobernabilidad en el parlamento de Cataluña como otra baza para hacer posible la negociación.

Si la situación no cambia, el Gobierno activará el plan b. La ministra española de Economía, Nadia Calviño, fue muy explícita. «El Gobierno español está por supuesto determinado a tratar de llevar adelante el plan presupuestario en que estamos trabajando», dijo, pero «si al final no se hiciese, pues el sistema que tenemos prevé (...) la prórroga presupuestaria y podemos hacer los ajustes necesarios». No sería la primera vez que sucediera, explicó.