«¿Cómo nos vamos a creer las encuestas del CIS si las dirige un miembro de la Ejecutiva del PSOE?»

Ciudadanos plantea una reforma para que la composición del ente público se realice a través de un concurso público

MadridActualizado:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, anunció que su grupo parlamentario impulsará en el Congreso una reforma para que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no pueda ser dirigido por miembros de partidos políticos, sino que deban ser personas independientes escogidas por sus méritos.

«Vamos a proponer una reforma para que se escoja de manera meritocrática a independientes que no tengan relación ni sean cargos en un partido», afirmó ayer. Rivera criticó que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya nombrado como presidente del CIS al secretario de Estudios y Programas del PSOE, José Félix Tezanos.

Doctor en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid y catedrático de Sociología de la Universidad de Santiago de Compostela y de la UNED, Tezanos milita en el PSOE desde 1973 y es el responsable de las encuestas del partido desde junio de 2017, cuando entró en la Ejecutiva socialista que se formó tras las primarias que ganó Sánchez.

«¿Cómo nos vamos a creer las encuestas públicas que pagamos todos si las dirige un miembro de la Ejecutiva del PSOE?», preguntó el líder de la formación naranja. Ante este nombramiento «descarado» por parte de Sánchez, ve necesario modificar la ley «para que a nadie se le ocurra hacer barbaridades como esta» y que el CIS «sea de los españoles, no del PP, del PSOE, de Ciudadanos o de Podemos».

La reforma que planteará Ciudadanos estipula que la composición del CIS se determine en un procedimiento similar al que se aprobó para elegir a los miembros del Consejo de Administración de RTVE, a través de un concurso público, con candidatos propuestos por expertos en función de su mérito y su capacidad y avalados por una mayoría reforzada.

Dado que se trata de «un organismo público que pagamos con el dinero de todos», hay que garantizar «su independencia y su credibilidad».