5.000 kilos de cocaína incautados en diez días
Ignacio Cosidó en el puerto de Cádiz, junto a la droga hallada a bordo de un mercante interceptado en alta mar - efe

5.000 kilos de cocaína incautados en diez días

La Policía asesta un «duro golpe» al narcotráfico internacional en tres operaciones de «enorme relevancia»

santiago/cádiz Actualizado:

De alrededor de 5.000 kilogramos de cocaína se ha incautado el Cuerpo Nacional de Policía en solo diez días, en tres operaciones diferentes «de enorme relevancia» y que podrían estar relacionadas, lo que equivale a todo lo intervenido a lo largo del 2011.

Así lo expresó ayer el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, quien apuntó que el éxito de las operaciones demuestra que se va «por el buen camino» en el objetivo «muy claro» que tiene el Gobierno de «impedir que España sea utilizada por las redes del narcotráfico internacional como una puerta de entrada en Europa».

El narcotráfico «sigue siendo la principal industria del crimen organizado internacional» y estas operaciones son «una ofensiva muy importante del Estado español en la lucha contra esta plaga». Pero más que en las cantidades, puso el acento en lo que suponen. Y es que una de ellas —en la que ha colaborado el FBI— ha permitido incautar 375 kilos de cocaína en un contenedor que se encontraba en el puerto de Valencia, pero sobre todo ha conseguido «abortar el intento del clan mexicano de Sinaloa de poderse implantar en nuestro país para acceder al mercado europeo».

Duro golpe

La Policía Nacional asestó ayer un «duro golpe al narcotráfico internacional» en el marco de la denominada 'Operación Espartana', que ha permitido abortar la entrega de un mercante cargado con unas tres toneladas de cocaína «de gran pureza» a un grupo de narcotraficantes gallegos.

Cosidó destacó que la «magnífica» operación ha sido fruto de la colaboración de las unidades territoriales y centrales del Cuerpo Nacional de Policía y también de la cooperación internacional, ya que en este caso se ha contado con la ayuda de la Policía de Bulgaria o de la Guardia de Finanzas Italiana, que prestó apoyo aéreo durante el abordaje.

Otra operación destacada es la que se está desarrollando «casi simultáneamente» en Canarias y que, en ese caso, supone «un golpe fuerte a las redes de narcotráfico implantadas en Venezuela». En Las Palmas de Gran Canaria se han intervenido 1.588 kilogramos de cocaína de gran pureza que transportaba un avión privado que partió de Venezuela. El estupefaciente iba camuflado como supuesta ayuda humanitaria y su destino no era España, si bien fue desviado por la compañía a raíz de las sospechas que generó en su despegue. Dicha operación continúa abierta y, por el momento, no hay más detenciones que las de los tres tripulantes de la aeronave para la toma de declaraciones. En cualquier caso, Cosidó avanzó que «hay informaciones de que en Venezuela podría haber también detenciones a raíz de la incautación de este avión».

Aprovechando la ocasión, Cosidó resaltó también el «compromiso muy firme» que hay del Gobierno de España con los de Francia, Portugal y Marruecos para combatir el tráfico de hachís. «Próximamente» habrá una cumbre de los ministros del Interior de dichos países para poner en marcha «un plan especial contra el tráfico de hachís».