Rivera, Marín y Arrimadas, la noche electoral - EFE/ VÍDEO: ATLAS

Ciudadanos «roba» diez escaños al PSOE, y Vox se queda con seis del PP

El partido de Abascal es la opción preferida, según GAD3, entre los nuevos electores y abstencionistas

MadridActualizado:

Como es lógico, el número de escaños del parlamento andaluz no cambia de una legislatura a otra. Hay 109 a repartir entre las formaciones que consigan representación en las urnas y que hasta ahora se repartían entre PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos e IU. Los resultados de los últimos comicios, además de un vuelco electoral que puede apear a los socialistas del poder, provocan un nuevo «baile» de escaños del que se benefician, principalmente, Ciudadanos y Vox.

El partido liderado por Albert Rivera en Madrid y Juan Marín en Sevilla ha experimentado un notable crecimiento electoral que le supone pasar de 9 a 21 escaños. Este crecimiento parlamentario se sustenta, según los datos de GAD3 a los que ha tenido acceso ABC, en el PSOE. Diez de los 47 escaños que en la anterior legislatura estaban ocupados por socialistas pasan a manos de Ciudadanos, que también se nutre de otras formaciones políticas: «roba» tres al PP e incluso uno a Podemos. Además, Ciudadanos consigue otro escaño procedente de los nuevos votantes, una categoría que incluye tanto a los que se abstuvieron en anteriores convocatorias electorales como a jóvenes que ya han cumplido los 18 años.

La potente irrupción de Vox, que parte desde cero escaños ya que no consiguió representación en la cita electoral de 2015, se basa en los seis escaños -el 50 por ciento de los que ha cosechado- que se los quita al PP. La formación que lidera Santiago Abascal a nivel nacional y Francisco Serrano en territorio andaluz, no se queda ahí y también «pesca» entre los escaños de Ciudadanos. Le roba dos a la formación naranja y otro más al PSOE. El resto, otros tres, proceden -en virtud del análisis de GAD3- de la suma de aquellos que se abstuvieron o votaron por primera vez en los comicios de este años.

El triple

Especialmente interesante es este último dato. Vox es la opción preferida entre los nuevos votantes y quienes se abstuvieron en las elecciones celebradas en 2015 y que encumbraron a Susana Díaz. Y no lo es de cualquier modo. Mientras que PSOE, PP y Ciudadanos cosecharon un escaño adicional para sus respectivas cuentas particulares en este apartado, Vox triplicó estos resultados al conseguir tres. De igual modo destaca que Adelante Andalucía, la confluencia de formaciones en la que participa Podemos, no haya sido capaz de alcanzar ningún parlamentario a partir del apoyo de los nuevos electores de este proceso.

En el otro lado de la balanza está el castigo impuesto al PSOE por los electores. La candidatura socialista perdió cuatro escaños con respecto a 2015 entre la fracción de sus votantes que en esta ocasión han decidido abstenerse o han fallecido desde entonces. Cobra más relevancia este dato al compararlo con los escaños que perdieron otros partidos por fallecimiento de votantes o abstenciones. Además del PSOE sólo perdieron escaños en este sentido Podemos (1) e Izquierda Unida (1). Huelga decir que los tres castigados son partidos de izquierda.