La «ONG» de ETA apoya la reelección de Chávez
terrorismo

La «ONG» de ETA apoya la reelección de Chávez

Los dirigentes de Askapena, investigados por la justicia por su presunta vinculación con la banda, redoblan sus muestras de afecto hacia el caudillo bolivariamo, en visperas electorales

madrid Actualizado:

En vísperas de las elecciones presidenciales de Venezuela, este domingo, el colectivo Askapena ha redoblado sus apoyos y muestras de amistad para con el lider bolivariano Hugo Chávez, que ve peligrar su reelección por el tirón del candidato Henrique Capriles.

Con motivo de unas «jornadas internacionalistas», la considerada «ONG» de ETA ha difundido un cartel con la imagen de Chávez, puño en alto, junto a los rostros de dos referencias revolucionarias para la denominada «izquierda abertzale»: El Ché Guevara y, cómo no, Pakito Arriarán, el etarra que falleció, hace ahora 27 años, cuando luchaba con la «guerrilla salvadoreña». A la banda y sus tramas políticas no les falta razones para apoyar la candidatura a la reelección del «caudillo». Al amparo de su régimen viven en Venezuela casi medio centenar de terroristas de ETA, cuyos historiales suman varias decenas de asesinatos. Uno de ellos, Arturo Cubillas, sobre el que pesa una demanda de extradición por parte de las autoridades de España, ha llegado a ser funcionario chavista. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) aprovechó la reciente Cumbre Iberoamericana de Ministros del Interior celebrada en Valencia para reclamar a las autoridades de los países que acogen etarras, especialmente Venezuela, que los entreguen a la justicia española

Desplazamientos de «brigadistas»

A menudo se desplazan a Venezuela «brigadistas» de Askapena para mantener contactos con diferentes movimientos bolivarianos y seguidores de los narcoterroristas de las FARC. Todo ello para asentar la retaguardia que los etarras mantienen en este país caribeño, y para hacer un relato tramposo de lo que ha sido medio siglo de terrorismo etarra, en el que se presentan a los etarras como «luchadores» por la «liberación del pueblo vasco», y a España como «régimen colonialista y represor».