Agentes de los tres Cuerpos registran una vivienda en presencia de los narcos - ABC

«Los Castaña» y la mafia italiana querían sacar a un capo de la cárcel de Alhaurín en helicóptero

Traficaban juntos desde hace años y compraron a un funcionario de la prisión que les daba móviles, visitas e información

MadridActualizado:

La droga y el dinero a espuertas deparan alianzas inesperadas. Como la que ha destapado la última operación antidroga: miembros del poderoso clan de narcos de «los Castaña» (Campo de Gibraltar) y de la Ndrangheta calabresa se confabularon primero para traficar con toneladas de hachís, y después para intentar sacar de la cárcel malagueña de Alhaurín de la Torre a uno de sus capos: Denis Sarro. Era el enlace en España de los italianos con los gaditanos y manejaba los hilos desde su lujoso ático de Sotogrande (Cádiz). Unos y otros habían comprado a un funcionario de esa prisión, que les suministraba teléfonos móviles y medicinas; les gestionaba visitas y les pasaba información privilegiada, según fuentes de la investigación.

Denis Sarro había sido detenido en junio del año pasado en una casa rural de Jimena de la Frontera (Cádiz) durante una cumbre de narcos en la que Policía y Guardia Civil lograron apresar a Samuel Crespo, un alijador y hombre de confianza de «los Castaña», al que sus hombres, embozados, se habían llevado en volandas de un hospital de La Línea cinco meses antes. En esa reunión cayó también David Amat, «el Tinte», otro conocido traficante del Campo de Gibraltar. Pagaban 8.000 euros al mes por el refugio.

Sarro, casado con una influyente miembro de la Ndrangheta –su familia tiene varias pizzerías en Cataluña, negocios tapadera–, ingresó en la cárcel, pero quería salir a cualquier precio.Como la Justicia no le favorecía, la organización ideó un plan de fuga , incluso utilizando un helicóptero para sacarlo, con la connivencia del funcionario sobornado.

En camiones de muebles y de naranjas

No les hizo falta poner el plan en práctica porque la Audiencia Provincial atendió uno de sus recursos y lo puso en libertad a comienzos de este año. Mientras, agentes de Drogas de Policía y Guardia Civil de Málaga seguían trabajando codo con codo con los Carabinieri centrados en la organización a la que llevaban persiguiendo desde 2016.

«Los Castaña», los hermanos Tejón, introducían el hachís desde Marruecos y lo guardaban en el Campo de Gibraltar. Desde ahí, los italianos sacaban la droga en grandes camiones de empresas de transporte, a veces entre muebles desde Málaga y otras entre naranjas y otros alimentos desde Murcia. El destino eran varios países europeos.

La segunda fase de la operación fue la ya citada de la casa rural de Jimena y a principios de abril asestaron el tercer golpe a los narcos. Detuvieron a otras nueve personas en localidades de Málaga y Cádiz y a cuatro más en Italia. En Sotogrande volvieron a apresar a Denis Sarro y en su casa, oculta tras el microondas hallaron una libreta repleta de pagos y anotaciones.

Según fuentes de la investigación, el funcionario corrupto llevaba años trabajando para distintos narcos italianos; un contacto que se pasaban unos a otros.

En las distintas fases de la operación Alianza (en la que también se aliaron tres cuerpos policiales) se ha detenido a 44 personas, intervenido casi tres toneladas de hachís, más de 72.000 euros, 12 armas de fuego y 14 vehículos. A los arrestados se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y falsificación.