Vídeo: Errejón, recibido por militantes de Podemos en Palma al grito de «fuera, fuera» - ATLAS

Iglesias, a Errejón: «No me puedes pedir que desvincule mi papel como secretario general de mis ideas»

En una carta pública exalta su amistad con su número dos, pero defiende una a una sus tesis, asume que defienden proyectos distintos y se defiende: «Pensar como pienso, amigo, no es empujar a Podemos a una deriva extremista»

MadridActualizado:

Pablo Iglesias se defiende. Después de que Íñigo Errejón abanderase el manifiesto «Recuperar la ilusión» junto a otros 300 cargos públicos, y recibiesen hasta última hora de ayer domingo más de 6.000 firmas de simpatizantes, el secretario general ha escrito una «carta abierta a Íñigo» en el diario «20 minutos» en la que se preocupa en exaltar la relación de amistad que según Iglesias todavía les une: «Hoy no te escribe tu secretario general, te escribe tu compañero y tu amigo».

Iglesias se ocupa en el texto de explicar que su relación con Errejón es más cercana de lo que se desprende de su enfrentamiento estratégico en Podemos: «Si la gente leyera nuestros chats, sabría por las risas y las bromas que somos amigos», comienza la carta. Y sigue: «Pocos saben que, muchos días, nada más levantarnos nos llamamos y nos contamos lo que vamos a decir cada uno en los medios. Y que nos echamos unas risas calculando que, sea lo que sea lo que digamos, se convertirá siempre, aunque hayamos planificado lo contrario, en que "Íñigo contesta a Pablo" o "Pablo contesta a Íñigo"».

El secretario general expresa que le preocupa «enormemente» que «la militancia y los inscritos nos dejen de ver como compañeros». Pero a partir de ahí, Iglesias defiende uno a uno los postulados que le han distanciado de Errejón en los últimos meses. En primer término defiende alimentar «la oposición social», para lo que vuelve a insistir en «subordinar nuestro trabajo parlamentario a una estrategia más amplia de construcción de contrapoderes e instituciones sociales alternativas». Y se refiere además al vínculo con otras fuerzas políticas, especialmente IU: «Protegiendo y cuidando además el gran espacio político que compartimos con otros».

Esto es algo de lo que recela Errejón, partidario de priorizar el rumbo de Podemos como partido autónomo. Iglesias, consciente de ello, defiende su posición: «Pensar como pienso, amigo, no es empujar a Podemos a una deriva extremista».

«Me enorgullece ser tu candidato»

Iglesias tampoco cede un ápice en el último punto que ha provocado la división: unir las votaciones de documentos políticos con la candidatura a la dirección de Podemos. Los partidarios de Errejón defienden una votación separada para poder defender una propuesta política sin que eso implique enfrentarse a la lista que apadrine Iglesias para el Consejo Ciudadano. «Creo, compañero, que es más sensato vincular cualquier lista a las ideas y al proyecto que defienden sus miembros. Creo que esas ideas y proyectos deben quedar plasmados en documentos y que esos documentos deben convertirse en contratos con la militancia y los inscritos e inscritas. Por eso me preocupa votar por separado los proyectos y las personas, pues creo que las personas no pueden desvincularse de sus ideas», escribe Iglesias.

El secretario general vuelve a aprovechar las declaraciones de Errejón en las que asegura que no disputará la secretaría general para volver a reivindicar su posición como único líder en Podemos: «Me enorgullece ser tu candidato a seguir liderando Podemos, aunque tengamos diferencias». Iglesias plantea a Errejón que se esforzará para lograr la mayor integración de los diferentes proyectos, pero le advierte: «No me puedes pedir que desvincule mi papel como secretario general de mis ideas».

El líder de Podemos se defiende ante las críticas que su propuesta de unir votaciones ha generado entre los errejonistas: «Sé que piensas diferente pero quiero que sepas que nuestra propuesta de votar a la vez las ideas y a las personas no es una invitación a un duelo en el "Ok Corral·, ni una pelea de gallos, ni una involución democrática, es una propuesta tan legítima como la que defiendes tú. Por eso me preocupa que prevalezca la idea del duelo antes que la del debate fraterno. Tú y yo no somos gallos de pelea, somos compañeros».

El «preferido» de ciertos poderes

Iglesias advierte a Errejón, como ya ha hecho en varias ocasiones, que la posición de los medios de comunicación le debilita dentro de Podemos: «Sabes como yo que la visión editorial que comparten casi todos es que el "moderado errejonismo" representa el mal menor frente al "radical pablismo". Sabes como yo que esa visión no solo hace un flaco favor al prestigio de tu proyecto (ser el "preferido" de ciertos poderes no genera credibilidad entre nuestra gente), sino que envilece los debates».

En última instancia, asume que ambos defienden proyectos distintos. «Íñigo, quiero que debatamos y te digo abiertamente que voy a trabajar para que las ideas que comparto con otros compañeros y compañeras tengan el mayor apoyo en la Asamblea Ciudadana. Igual que te ocurre a ti con tu proyecto, pienso que el nuestro nos acerca más y mejor a la construcción de una mayoría social de cambio en España».

En la carta se desliza la intención que Iglesias viene fraguando desde hace meses de dar más visibilidad a otras corrientes y portavoces en el partido para restar presencia a Errejón. Además de esto, le deja claro que en el nuevo Podemos sus ideas tendrán espacio, pero que él ya no será el principal arquitecto político e intelectual del proyecto como sucedió en los dos primeros años de vida del partido: «Quiero un Podemos en el que tus ideas y tu proyecto tengan espacio, del mismo modo que los de otros compañeros como Miguel o Teresa. Quiero un Podemos en el que tú, uno de los tipos con más talento y brillantez que he conocido, puedas trabajar a mi lado y no frente a mí». Y termina: «Cuidemos el debate, Íñigo, para que, con acuerdo o sin acuerdo, podamos siempre decirnos amigo, hermano, compañero».