Torres y Campanario, en las primeras sesiones del juicio - EFE
juicio por el «caso karlos»

Carretero admite que la madre de Campanario le dio 18.000€ por su pensión

El principal acusado de tramitar pensiones falsas ha reconocido los hechos y ha inculpado a un inspector médico. Hoy debe declarar también la suegra del torero de Ubrique

cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Carlos Carretero, uno de los principales acusados en la "Operación Karlos" y que ha llegado a acuerdo con la Fiscalía, ha declarado en el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Cádiz contestando a las preguntas del Ministerio Fiscal, reconociendo los hechos de los que se le acusa, inculpando al inspector médico Francisco Casto y negando que hubiera habido suplantación en una de las inspecciones de Remedios Torres, la madre de María José Campanario. Ha reconocido que que solicitó a Torres un total de 18.000 euros por su pensión. Carretero, que en un momento determinado de su declaración ha manifestado que iba "a contar la verdad", ha empezado relatando cómo coincide por primera vez con el inspector médico Francisco Casto en una comida. Allí, según ha señalado, le comenta que tenía un problema en la vista que le había acarreado que fuera rechazado cuando se había presentado en dos ocasiones en sitios diferentes para una plaza de inspector jefe de la Policía.

Necesita inscribirse en Cádiz

Según ha manifestado Carretero, el inspector médico le dijo que podía obtener una pensión, para lo cual necesitaba que estuviera inscrito en un domicilio de la capital gaditana, ya que era donde podía tramitarlo él. Asimismo, ha asegurado que Francisco Casto no le cobró nada y que "lo hizo por amistad".

abc 
abc 

Posteriormente, según ha indicado, le comentó al inspector médico el caso de dos suboficiales suyos que también contaban con problemas, a lo que Francisco Casto le dijo "que pusieran su domicilio en Cádiz" para solucionarlo. Carretero ha asegurado en la reanudación del juicio por el "caso Karlos" que "nunca" ha buscado a nadie para hacer este tipo de supuestos negocios y ha afirmado que "los que están aquí -por los acusados- me han buscado a mí".

La madre de su novia cubrió la consulta

Asimismo, ha indicado que "la mayoría" no iban a Cádiz para que los viera un médico para realizar el informe. Igualmente, ha señalado que el dinero que pedía a los que solicitaban las pensiones lo hacían en función de la cuantía que les iba a quedar y porque se iban a beneficiar de cobrar casi un año más que si la tramitación fuera "por vía normal", ya que Francisco Casto conseguía que la pensión fuera aprobada en tres o cuatro meses y por vía normal podía tardar unos 18 meses. En cuanto al caso de Remedios Torres, la madre de María José Campanario, ha afirmado que lo hizo porque "venía de un amigo" -por el "Turronero"-. Asimismo, ha explicado que le dijeron que tenía una minusvalía reconocida, por lo que le pidió la información para dársela a Francisco Casto. Carretero ha señalado que a Remedios Torres le faltaban unos meses de cotización para poder optar a la pensión, por lo que la contrató como limpiadora en una empresa. Una solución que según ha afirmado, se la dio el propio inspector médico. En cuanto a la suplantación de Remedios Torres para realizar una revisión médica, Carretero ha indicado que llamó a la madre de Campanario y que al negarse a acudir porque estaba en Castellón, fue la madre de su novia "para cubrir la consulta" y no perderla, ya que se trataba de una consulta que hacían como un favor a Francisco Casto, por lo que aprovecharon que la madre de su novia tenía un problema en las manos "por si le hacía falta en un futuro". Por ello, ha asegurado que no hubo intención de suplantar sino de cubrir la consulta.