El ministro de Exteriores, Josep Borrell, este jueves en Rabat
El ministro de Exteriores, Josep Borrell, este jueves en Rabat - EFE

Borrell defiende a Morenés frente a Torra: «No podía permanecer impasible ante los ataques contra España»

Morenés respondió a las críticas de Torra sobre «la persecución política, lingüística y cultural» que ha padecido Cataluña por parte del Estado español

RabatActualizado:

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha salido hoy en defensa del embajador de España en Estados Unidos, Pedro Morenés, al asegurar que no podía permanecer «impasible» ante los « ataques contra España» vertidos por el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra.

Borrell, de visita en Marruecos, ha respaldado a Morenés después de que en un acto en el que coincidió anoche con Torra en Washington, respondiera a sus críticas sobre «la persecución política, lingüística y cultural» que ha padecido Cataluña por parte del Estado español.

«El embajador ha dicho lo que tenía que decir. Ningún embajador de España puede permanecer impasible ante los ataques que Torra dirigió a España y a su sistema político, hablando de presos políticos y de represión», ha afirmado el titular de Exteriores a los periodistas a su llegada a Rabat, informa Efe.

Según Borrell, Morenés «en ningún caso descalificó a nadie», sino que «simplemente explicó la realidad del sistema político y judicial» que hay en España.

Ante la réplica del embajador de España en Washington, Torra abandonó la sala donde tenía lugar la recepción oficial de inauguración del festival cultural Smithsonian Folklife, en el que Cataluña participa como invitada.

Posteriormente, el presidente de la Generalitat exigió la dimisión de Morenés, quien fue ministro de Defensa en el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, por su discurso «absolutamente intolerable y ofensivo».

Borrell opinó que el incidente protagonizado por Torra «se venía venir» porque desde que llegó a EEUU empezó a hacer «una serie de declaraciones públicas atacando muy duramente la calidad democrática de España, el funcionamiento de su sistema judicial y tachando a la diplomacia española de tenebrosa».