Isabel Díaz Ayuso, con Pablo Casado detrás de ella, ayer en Sol
Isabel Díaz Ayuso, con Pablo Casado detrás de ella, ayer en Sol - José Ramón Ladra

Ayuso «integra» en Sol al nuevo y al viejo PP

Aguirre y Gallardón, juntos para arropar a la nueva presidenta

M. C.
MadridActualizado:

La imagen de Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal sentadas en la Real Casa de Correos, con una silla vacía en medio, sin mirarse ni dirigirse la palabra, forma parte ya de la historia del PP. En realidad hace poco más de un año de aquella foto icónica, que hizo visible un enfrentamiento visceral entre dos facciones del PP. Ahora ninguna de las dos está en la política activa, ni pintan nada en este nuevo partido presidido por Casado. Ayer los protagonistas fueron él, que en mayo de 2018 no era más que un actor secundario si acaso, y una de sus grandes apuestas y figuras emergentes en la política regional y nacional, Isabel Díaz Ayuso. La nueva presidenta de la Comunidad estuvo arropada por una parte de la vieja guardia del PP, con los expresidentes regionales Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre a la cabeza. Cristina Cifuentes no estuvo en Sol, pero deseó «lo mejor» a la nueva presidenta a través de Twitter. Ayuso, sobre todo, estuvo rodeada del renovado PP.

La estrella del día debía ser ella, que es la que tomaba posesión como presidenta, pero buena parte del protagonismo lo acaparó Casado, y no precisamente por la barba veraniega que se ha dejado, y que según confesó a los periodistas piensa afeitarse más pronto que tarde. Casado ha estado apartado de los focos varias semanas, y eso en sí mismo ya es noticia. Fuentes de su entorno señalan que ha querido repartir juego con sus nuevos vicesecretarios, sin monopolizar él todas las declaraciones y debates del PP, y por otro lado ha querido aprovechar para tomar distancia y perfilarse como «hombre de Estado», más allá de las riñas políticas diarias. Junto con Casado, dos de sus vicesecretarios al alza, Pablo Montesinos y Cuca Gamarra. También acudieron a Sol los presidentes regionales del PP Juan Manuel Moreno y Alfonso Fernández Mañueco, que defendieron la bajada de impuestos prometida por Ayuso como seña de identidad del partido.

No faltó a la cita otra de las apuestas personales de Casado que le han salido bien, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. En primera fila estuvieron Ana Pastor, Adolfo Suárez Illana y Rafael Catalá. El Gobierno de Sánchez envió como representante a la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado. Por el PSOE, Ángel Gabilondo, siempre respetuoso, felicitó a Ayuso y subrayó que pese a no estar de acuerdo con el pacto de Madrid, su legitimidad está fuera de toda duda.