Hugo Carvajal, exjefe de los servicios de contrainteligencia militar con Hugo Chávez
Hugo Carvajal, exjefe de los servicios de contrainteligencia militar con Hugo Chávez - EFE

La Audiencia Nacional rechaza extraditar al exgeneral chavista Carvajal a EE.UU.

El reclamado justifica su relación con las FARC por las órdenes de Hugo Chávez

Javier Arias
MadridActualizado:

La Audiencia Nacional ha rechazado este lunes la extradición del antiguo general venezolano Hugo Carvajal, reclamado por Estados Unidos por supuestos delitos de narcotráfico. Los magistrados de la sección tercera de la Sala de lo Penal han acordado en consecuencia la libertad del reclamado. El auto, en el que los jueces aportan los motivos de su decisión, no se dará a conocer hasta mañana. En su comparecencia, Carvajal aseguró que sufriría represalias tanto en Estados Unidos como en Venezuela.

Carvajal había mostrado su negativa a ser extraditado a Estados Unidos durante su vista de extradición la semana pasada alegando que «no confía en la justicia de Estados Unidos». Además, el exgeneral venezolano justificó su relación con las FARC, por cuyos vínculos le acusa la justicia norteamericana, asegurando que este se produjo por orden del exmandatario Hugo Chávez como parte de su labor como jefe de la inteligencia militar venezolana. Carvajal tiene a sus espaldas una carrera militar de 30 años.

El reclamado -cuya relevancia mediática resucitó el pasado febrero por un vídeo en el que reconocía como «presidente encargado» al líder opositor Juan Guaidó- es un viejo conocido de la Justicia de EE.UU. Según las acusaciones que llevan años detrás de él, el antiguo militar conocido como «el Pollo» habría sido la figura más central en la trama de narcotráfico puesta en marcha por el propio Hugo Chávez y cuyas actividades han llevado a cabo varios generales, conocidos como el «cartel de los Soles». Fue arrestado en el año 2014 en Holanda, y volvió a ser detenido el pasado mes de abril en nuestro país.

«Carvajal se encargaba de la recogida de la droga de las FARC y controlaba todo el proceso de distribución a Estados Unidos y Europa, y también se ocupaba del lavado de dinero a través de la petrolera PDVSA», afirmaron en el pasado fuentes de Washington a ABC, que argumentaban que su detención podría llevar a «destapar la olla del gran lavado de dinero llevado a cabo por PDVSA».

Tras ser arrestado en España, el antiguo militar pasó a disposición del juez Alejandro Abascal, el magistrado de refuerzo del juzgado central de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, a quien relató su supuesto periplo para salir de Venezuela en barco, camino de República Dominicana, un mes después de que su familia abandonara también el país y se instalase a vivir en Madrid. Con ello alegó que tenía un arraigo que difuminaba el riesgo de fuga. El juez ordenó, aun así, su ingreso en prisión.

Cuando cambió de abogado en España, su letrado difundió a los medios de comunicación un escrito en el que Carvajal exponía su voluntad de «seguir cooperando a fin de impulsar la transición en Venezuela, con las autoridades y los organismos adecuados a fin de facilitar, por los cauces pertinentes, información de calidad, precisa y útil para alcanzar este objetivo». Según él, disponía de información que podría vincular al gobierno de Nicolás Maduro con Hizbulá y las guerrillas colombianas de las FARC y ELN.

Carvajal mostró su disidencia con el actual régimen venezolano cuando grabó un vídeo en el que reconocía la legitimidad de Juan Guaidó como presidente del país y llamaba a la rebelión del ejército. El exgeneral llevó a ocupar el cargo de jefe de inteligencia militar bajo el mandato de Nicolás Maduro, aunque lo abandonó meses después. Con Hugo Chávez, en cambio, fue máximo responsable de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) durante gran parte de su mandato, entre 2004 y 2011.