La Audiencia Nacional reactiva la causa de la fortuna del clan Pujol

Cita a declarar a dos hombres de confianza del «expresident» por una comisión de 1991

BarcelonaActualizado:

La Audiencia Nacional sigue buscando explicación al origen de la fortuna que los Pujol amasaron y ocultaron durante décadas en Andorra. Los investigadores no se creen la versión de la familia de que, con ingeniosas operaciones financieras, desde 1980 multiplicaron un supuesto l egado del padre del «expresident», que habría reunido con el tráfico ilegal de divisas.

Al contrario, los investigadores consideran que hicieron fortuna con comisiones ilegales durante los 23 años que Jordi Pujol gobernó la Generalitat (1980-2003). Es decir, gracias a la corrupción. Hasta ahora las pesquisas no arrojaron grandes resultados, pero ahora la Udef ve indicios de este supuesto «modus operandi» en una gran operación inmobiliaria de 1991, según un informe al que ha accedido ABC.

Las pistas de esta supuesta comisión, tal y como adelantó El País, tienen origen en el escándalo del Grand Tibidabo, por el que fue condenado el empresario Javier de la Rosa. Los investigadores han cruzado datos del sumario de esa causa con otros de las comisiones rogatorias sobre las cuentas de los Pujol que reclamó a Andorra el juez José de la Mata.

De la Rosa vendió en 1991 la sede de la empresa Consorcio Nacional del Leasing, en Barcelona, a la Generalitat por 4.185 millones de pesetas (más de 25 millones de euros), y una empresa fantasma cobró, entre medias, 252 millones de pesetas por trabajos ficticios. De esa empresa era administrador Alberto Freixa, que, al declarar en 1994, dijo que la operación se complicó porque una «comisión» había «ido a parar a un hijo de Pujol». De esos 252 millones de pesetas, casi todo acabó en una empresa de Lluís Prenafeta –exconsejero de la Generalitat de Pujol–, pero 9,3 llegaron a la empresa Catalana de Mitjans i Edició, de Joan Antonio Sánchez Carreté, asesor financiero de los Pujol.

La Udef cruzó ese dato con una cuenta de Jordi Pujol Ferrusola en Andorra y vieron que, dos días después de la comisión de Sánchez Carreté, llegaban 8,3 millones a esa cuenta a nombre del hijo mayor del clan. Y los investigadores ven «muy plausible» que se correspondan, precisamente, con esa comisión. Por eso, el juez ha citado a Prenafeta, a Sánchez Carreté y a Freixa para testificar el 1 de abril.