Inés Arrimadas, ayer en un mitin en Zaragoza
Inés Arrimadas, ayer en un mitin en Zaragoza - Efe

Arrimadas da por «cerrado» el pucherazo en Castilla y León y lo limita a un «error»

Niega que la «transparencia» y la «regeneración» de su partido se pongan en entredicho ante la ausencia de culpables

MadridActualizado:

No hay culpables. Tampoco se sabe cómo en un sistema de voto telemático que Ciudadanos asegura que es completamente garantista pudieron colarse 82 votos fraudulentos. El «error» en las primarias internas que se celebraron en Castilla y León entre el viernes 8 y el sábado 9 de marzo dio la victoria, inicialmente, a la candidata promovida por el aparto de la formación, la expopular Silvia Clemente.

Sin embargo, la portavoz del Comité Ejecutivo de Cs, Inés Arrimadas, salta cada vez que se menciona la palabra pucherazo: «Esos adjetivos los está introduciendo usted. Ha habido un error» —garantiza—, «yo entiendo que haya algunos que quieran poner calificativos que no se corresponden con la realidad, pero es un error».

En el programa «Los Desayunos de TVE», la número uno de los liberales al Congreso por la provincia de Barcelona ha dado por «cerrado» el caso, después de que la Comisión de Garantías y Valores del partido corrigiese el «error» 24 horas después de que Francisco Igea —finalmente el candidato a la presidencia autonómica en Castilla y León— denunciase «irregularidades» en el proceso.

Tras el caso de Castilla y León, se sucedieron las reclamaciones de revisión en hasta diez procesos de primarias que la Comisión de Garantías dio por resueltos en un informe suscrito el pasado 19 de marzo por su presidente, Jesús Galiano, y la secretaria Marta Segura. En este acta se recogía la anulación de la victoria de Clemente, aunque ni se explicaba cómo se incorporaron los 82 votos fraudulentos ni se trasladaba a la Comisión de Régimen Disciplinario la posible responsabilidad de ningún miembro del partido al respecto.

Denunciantes de otros procesos

Sí se llevó ante este órgano interno, que sanciona los comportamientos que atentan contra los Estatutos de Cs, a los denunciantes del resto de casos —en los que no se produjeron irregularidades— por haber «podido crear una situación anómala y perjudicial para el partido, con publicidad externa en grupos de redes sociales y/o medios de comunicación».

«Se detectó una serie de votaciones que no cuadraban. La Comisión de Garantías, que es independiente, lo vio y lo subsanó», ha sentenciado Arrimadas. La líder de la oposición en Cataluña ha querido también cerrar filas con Igea, «un magnífico candidato, que ha sido un magnífico diputado y que está en el Comité Ejecutivo»; argumentos, sin embargo, que no pesaron cuando la Ejecutiva decidió fichar a Clemente contra su criterio y el de otros miembros destacados como el responsable económico del partido y cabeza de lista al Parlamento Europeo, Luis Garicano.

«Si hay algún partido que no va a recibir lecciones de democracia interna, es Cs. Hemos dado la cara, hemos dado explicaciones y tenemos un organismo independiente que puede solventar estos problemas», ha zanjado, nuevamente, sin aclarar qué ocurrió en unas primarias que el partido se esfuerza por hacer caer en el olvido.