El expresidente Aznar - DAVID MUDARRA

Aznar: «España necesita con urgencia recordar la experiencia de la Transición»

El expresidente presenta el Instituto Atlántico de Gobierno, una iniciativa universitaria para formar cuadros de gobernantes

Actualizado:

José María Aznar abogó esta mañana por «reforzar los puntos de encuentro, los espacios de debate y de estudio de los problemas que compartimos, que solo pueden tener soluciones si éstas obtienen el respaldo de amplias mayorías sociales y de amplias alianzas internacionales». [ Galería: Aznar reúne a ministros, exministros y empresarios]

Con esta declaración de intenciones el expresidente del Gobierno (1996-2004) ha presentado, en la Casa de América en Madrid, la nueva iniciativa de pensamiento en la que se embarca personalmente: el Instituto Atlántico de Gobierno, un centro de enseñanza universitaria adscrito a la Universidad Rey Juan Carlos I (Madrid) para el estudio de las políticas públicas, el funcionamiento institucional y las relaciones internacionales.

Ante un aforo repleto y junto a Fernando Suárez, rector de la Universidad Juan Carlos I, y el premio Nobel Mario Vargas Llosa, Aznar presentó esta iniciativa que, como subrayó, «no es reactiva ni improvisada: no tiene su origen en el clima social del momento ni pretende influir sobre él en el corto plazo. Aunque debo decir que el clima del momento hace que esta iniciativa cobre una importancia mayor cada día».

Aznar esbozó el programa de formación de másters y cursos especialistas —el 20 y 21 de este mes imparte uno sobre Ciberdefensa— del nuevo centro universitario que calificó «de abierto, centrado, con ideario pero sin ideología, no ensimismado en sí mismo».

En el acto, al que asistieron la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y líderes empresariales y políticos (Ignacio González, Ana Botella y Esperanza Aguirre, entre ellos), el también presidente de FAES perfiló que «los alumnos abordarán exhaustivamente los fundamentos teóricos del gobierno, la teoría de la democracia, los problemas de la gobernanza, las amenazas del populismo y del nacionalismo».

Defendió la «modernidad política» del proyecto universitario, en línea con la «política que hizo posible que Europa superara su tragedia de posguerra, reconstruyera sus instituciones, su vida civil, su economía y hasta su historia».

Es aquí donde Aznar defendió la línea trazada por España en la Transición y su ingreso en las instituciones europeas: «El marco en el que hemos podido un gran país que necesita con urgencia recordar su experiencia y afianzarse en lo que siempre le ha resultado útil».