El accidente en Terra Mítica, entre las peores tragedias en atracciones de la historia
Suceso en una atracción de feria en la localidad de Villacañas - Luna Revenga
Terra Mítica-Inferno

El accidente en Terra Mítica, entre las peores tragedias en atracciones de la historia

Hasta ahora, el mayor suceso tuvo lugar en la localidad toledana de Villacañas en 2011, donde murieron cuatro personas en la feria

Actualizado:

La muerte de un joven de de 18 años en Terra Mítica este lunes se suma a otros accidentes que en tanto parques de atracciones como temáticos y ferias se han sucedido en los últimos años. De hecho, la seguridad del popular complejo de Benidorm estuvo ya en el ojo del huracán en 2009 cuando una mujer se fracturó una pierna en la atracción «Vuelo del Fénix».

Pero el accidente más grave hasta ahora en la historia de España sucedió en 2011 en la localidad toledana de Villacañas, donde cuatro personas murieron en la atracción de feria «tarántula».

Un año antes, se produjeron dos accidentes mortales. Una niña de 6 años falleció en Moral de Calatrava (Ciudad Real) tras quedar atrapada por un rodillo en una atracción de feria, mientras que un joven de 15 años también perdió la vida en el parque de atracciones barcelonés del Tibidabo. El suceso ocurrió cuando la estructura de « El Péndulo» cayó sobre otra atracción, «La mina de oro», que estaba vacía en ese momento.

En 2008 otros dos jóvenes perdieron la vida. Uno, de 28 años, en las «cabras mecánicas» de la feria en la localidad guadalajareña de Humanes. El segundo, un adolescente de 16 años, perdió la vida al ser electrocutado en los coches de choque en la feria de Tabernas (Almería).

Una niña de 9 años perdió la vida en 2006 tras caer desde una altura de cuatro metros desde el lateral de un tobogán hinchable, llamado «Titánic», en la « Feria Mágica» instalada en el Port Vell de Barcelona.

La Warner Bros, en San Martín de la Vega (Madrid), también fue el escenario en el que murió un joven de 23 años debido a un traumatismo craneoencefálico severo como consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza en la atracción « Hotel Embrujado».

En 2004, un niño de 8 años falleció tras resultar electrocutado antes de montar en el «El saltamontes», en Sabiñánigo ( Huesca).

Un año antes, otros tres niños de 11, 10 y 5 años perdieron la vida. El primero, después de caerse desde unos seis metros de altura en una atracción de la Feria de San Lucas, de la capital jienense. La segunda víctima mortal, una niña, salió despedida de la atracción «El Dragón» y fue arrollada por el tren de la misma en la feria de la localidad de Pliego ( Murcia). El tercero, de solo 5 años, murió tras fracturarse una vértebra cervical mientras jugaba en el interior de un castillo hinchable montado en el Centro Comercial Europa de la localidad de Puerto Rico, al sur de Gran Canaria, que carecía de licencia.

En el año 2000, otros tres nuevos accidentes acabaron con la vida de tres personas. En mayo, un fallo en el funcionamiento de la atracción «Destroyer», en la Feria de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba, provocó la muerte de un joven de 28 años.

En agosto, un niño de catorce meses falleció después de sufrir un accidente en una atracción de feria infantil de la localidad guipuzcoana de Getaria. Y en octubre, un hombre de 35 años perdió la vida tras salir despedido de una de las vagonetas de una montaña rusa instalada en el recinto ferial de la calle Miguel Servet de Zaragoza.