¿El sistema electoral actual beneficia al PP, al PSOE y a los nacionalistas?
Imagen de una sesión del Congreso de los Diputados de Madrid - Jaime Garcia
Política

¿El sistema electoral actual beneficia al PP, al PSOE y a los nacionalistas?

El PP ha propuesto la elección directa para designar a los alcaldes. Desde el PSOE plantean que se introduzca una segunda vuelta si no hay mayoría absoluta

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La elección al Congreso de los Diputados en España se realiza, según la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), a través de un sistema proporcional basado en la llamada ley D'hondt. Este sistema de cálculo proporcional, creado a finales del siglo XIX por el jurista belga Victor D'Hondt, también se usa en Argentina, Francia, Bélgica, Finlandia, Irlanda, Israel o Japón. El objetivo de este sistema es conseguir gobiernos fuertes que no necesiten de pactos para gobernar.

A este reparto proporcional hay que añadir otro elemento característico en España: de partida todas las circunscripciones -provincias- tienen asignados dos diputados como mínimo (Ceuta y Melilla solo uno), y el resto de diputados se reparten según la población empadronada. Esto hace que Madrid y Barcelona sean las circunscripciones con más diputados, 36 y 31, respectivamente, y Soria la provincia con menos, los dos mínimos.

¿A quién beneficia este sistema?

En cada circunscripción se excluye primero a las candidaturas que no hayan obtenido, al menos, el 3% de los votos válidos emitidos. Con el resto de las candidaturas, se ordenan de mayor a menor, según las cifras de votos obtenidos, y se atribuyen los escaños a las candidaturas que obtengan los cocientes mayores, atendiendo a un orden decreciente. Esto hace que muchos partidos pequeños no alcancen la mínima representación.

Este sistema, además, perjudica a los partidos con muchos votos a nivel nacional, como Izquierda Unida o UPyD, pero que tienen poca capacidad de quedar como los más votados en circunscripciones con mucha población. Por ello, el PP y el PSOE se lleva los grandes trozos del pastel a nivel nacional.

Los nacionalistas salen beneficiados

Los partidos nacionalistas, poco votados a nivel nacional pero con mucho peso en ciertas circunscripciones, salen muy beneficiados por este sistema. Conseguir porcentajes elevados en unas pocas circunscripciones claves aporta más escaños que sumar votos en muchas circunscripciones.

Así, por ejemplo, en las elecciones nacionales de 2011, IU consiguió 1.686.040 de votos en el conjunto del país y se hizo con solo once escaños, frente a los 16 escaños de CiU con 1.015.691 de votos.

Circunscripción única en las europeas

Otros países de nuestro entorno utilizan un reparto por circunscripciones en las elecciones europeas como aquí en las generales. Sin embargo, en España se emplea una única circunscripción para todo el territorio nacional en estas elecciones. Esto beneficia, sobre todo, a las formaciones pequeñas no nacionalistas que no se ven limitadas por razones territoriales.

Como consecuencia, los partidos pequeños aprovechan el impulso de las europeas para presentarse a nivel político. Por ejemplo, en las elecciones celebradas el pasado mes de mayo, el partido UPyD se hizo con 4 escaños de los 54 que ocupa España, pero en las generales, con prácticamente los mismos votos, solo fue capaz de hacerse con 5 de los 350 escaños en liza.

¿Segunda vuelta en España?

En los últimos días el Partido Popular ha dejado caer la posibilidad de que las alcaldías se eligieran por elección directa, es decir, en función del candidato con más votos. De esta manera, se acabaría con los habituales pactos entre dos y tres partidos con el objetivo de evitar que gobierne la fuerza con más votos. Algo que beneficiaría no solo al PP, que en las pasadas elecciones se habría hecho con todas las capitales de provincia gallegas, sino al PSOE, que ante el previsible aumento en votos de distintos partidos de izquierda a nivel nacional y de Esquerra Republicana en Cataluña podría conservar importantes ayuntamientos a través de este sistema.

El PSOE propone un sistema de doble vuelta para las municipalesNo obstante, algunos dirigentes del PSOE han cargado contra la propuesta popular y han defendido la posibilidad de que se pusiera en práctica un sistema de doble vuelta para la elección de los regidores en caso de que se abra una negociación. El candidato a la secretaría general del PSOE Pedro Sánchez ha explicado que una segunda vuelta evitaría las victorias exiguas que harían ingobernables los municipios.

Una segunda vuelta en las elecciones municipales, en caso de que nadie alcanzara la mayoría absoluta, causaría previsiblemente un vuelco de votos de partidos minoritarios de izquierda hacia el candidato del PSOE.